Tutoriales

Calaveras de chocolate rellenas de bizcocho

Halloween está a la vuelta de la esquina y, si sabemos hacerlo bien, no hace falta que nos compliquemos mucho para obtener un resultado espectacular. Un postre sencillo, en el que podemos incluso aprovechar las sobras que tenemos por casa, puede salvar nuestra terrorífica noche de finales de Octubre. Y ese es el caso de estas calaveras de chocolate rellenas de bizcocho red velvet.

Un dulce bocado que no dejará indiferente a nadie y que tendremos listo en un suspiro. Además, admite tantas combinaciones que podremos adaptarlo a cualquier paladar.

Ingredientes y materiales:

Paso a paso:

1. Derretimos las gotas de chocolate en el microondas o al baño María, con cuidado para que no se queme.

2. Con ayuda de un cucharita vamos rellenando los huecos de las calaveras hasta la mitad, más o menos.

3. Cuando todos los huecos tengan chocolate, giramos delicadamente el molde en varias direcciones para que el chocolate cubra toda la superficie del hueco con forma de calavera. Una vez el chocolate esté bien esparcido, volcamos el molde con la abertura de los huecos hacia abajo para que caiga el exceso de chocolate. Podemos utilizar una espátula para ayudarnos a retirar las posibles gotas de chocolate que hayan quedado alrededor de los huecos.

4. Colamos el molde sobre papel vegetal y lo introducimos en el congelador para que el chocolate se endurezca mientras preparamos el bizcocho. Si vamos a tardar mucho en preparar el relleno y colocarlo en los huecos, no hace falta introducir el molde en el congelador (basta con meterlo en la nevera).

5. Desmigamos completamente los cupcakes hasta que tenga la consistencia de unas migas, sin grumos grandes.

6. Incorporamos el queso Philadelphia al bizcocho desmigado y mezclamos bien hasta que consigamos una bola firme pero no grasa.

7. Sacamos el molde de las calaveras del congelador y vamos rellenando los huecos con un pellizco de bizcocho con Philadelphia. No debemos rellenarlos hasta arriba del todo, sino que dejaremos un par de milímetros hasta el borde del hueco sin bizcocho.

8. Cuando hayamos rellenado todos los huecos con bizcocho, los cubrimos con un poco más de chocolate que extenderemos hasta recubrir los hueco por completo. De nuevo, podemos utilizar la espátula para eliminar el sobrante de chocolate.

9. Introducimos el molde en el frigorífico hasta que el chocolate haya vuelto a endurecerse.

10. Para desmoldar las calaveras de chocolate rellenas, simplemente golpeamos el molde, con la abertura de los huecos hacia abajo, sobre una superficie dura. Si alguna se resistiese un poco, podemos apretar sobre el hueco ligeramente por la parte de plástico para obligarla a salir.

Como habréis podido comprobar es una versión bombón de los cake pops. Y gracias a su tamaño y original forma, os aseguramos que serán devorados sin importar que sea Halloween o no. Triunfaréis seguro con esta idea.

Consejos:

· Podéis utilizar chocolate negro o con leche o incluso Candy Melts de colores. También podéis utilizar cualquier otro tipo de bizcocho (de zanahoria, de vainilla, de chocolate,…) y añadirle un poco de colorante para darle el tono deseado al bizcocho.

· Si atemperáis el chocolate antes de utilizarlo, conseguiréis un color más brillante y un chocolate más manejable (que no se derretirá al contacto con nuestros dedos).

· Una idea que puede resultar divertida para estas calaveras es que preparéis unas cuantas sin rellenar de bizcocho (sino de chocolate) y así, cuando vuestr@s invitad@s se las coman, creyendo que son simples bombones de chocolate, se encontrarán con la sorpresa de las que están rellenas de bizcocho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.