Recetas

Corazones helados de vainilla

Hoy en día existen tal cantidad de sabores de helado que sería imposible probarlo todos en un solo verano. Sin embargo, a pesar de que nosotras somos las primeras a las que nos encanta experimentar, hay un sabor que nunca puede faltar en estos días calurosos. Hablamos, por supuesto, del helado de vainilla.

Y para esta ocasión, no sólo hemos preparado el helado sin más, sino que hemos decidido elaborarlo en un molde de silicona con forma de corazón para darle un toque especial. Además, hemos bañado en chocolate negro nuestros corazones helados para darles un toque crujiente. Con los ingredientes que tenéis a continuación obtendréis unos 9 helados pequeños.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. En un cazo, ponemos a calentar a fuego suave la nata, la leche y el azúcar. Dejamos que se formen las primeras burbujas en la superficie y retiramos del fuego.

2. En un bol, batimos las yemas y vamos añadiendo la nata muy poco a poco, sin dejar de remover para evitar que se cuajen las yemas con el calor de la nata.

3. Incorporamos la pasta de vainilla y removemos para que se integre bien.

4. Vertemos la mezcla en el cazo y lo calentamos a fuego suave, removiendo constantemente, hasta que espese (sin que llegue a hervir). En unos 5 minutos estará listo.

5. Pasamos el líquido cremoso a un bol apto para congelación y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente antes de introducirlo en el congelador 1 hora.

6. Sacamos el bol del congelador y batimos un par de minutos. Volvemos a introducirlo en el congelador unos 30 minutos.

7. Pasado el tiempo estipulado, sacamos el bol del congelador y batimos la mezcla antes de verterla en los huecos de nuestro molde para helado. Introducimos los palitos en sus huecos y metemos el molde en el congelador durante unas 12 horas.

8. Derretimos las gotas de chocolate en el microondas o al baño María. Si el chocolate estuviese muy espeso, podemos añadir un par de cucharaditas de manteca de cacao para licuar un poco su consistencia.

9. Extraemos el molde del congelador y desmoldamos un helado, empujando primero la base del hueco y posteriormente el palito.

10. Introducimos el helado en el chocolate (no puede estar caliente) hasta que esté totalmente cubierto. Escurrimos suavemente el exceso y pinchamos el palito en un corcho blanco que introducimos en el congelador. Repetimos la operación con los siguientes helados.

Os aseguramos que no encontraréis un helado más cremoso y con un sabor tan natural y delicioso. Y la cobertura crujiente de chocolate lo vuelve irresistible. Estamos seguras de que cuando los probéis, no podréis evitar repetir.

Consejos:

· Nosotras hemos utilizado un pack de molde de silicona que incluía palitos para los helados. Sin embargo, si vuestro molde no tiene o ya se os han agotado, siempre podéis comprar los palitos de madera solos. Pero tened en cuenta el tamaño de la ranura de insercción para los palitos de vuestro molde antes de comprarlos para no encontraros sorpresas cuando vayáis a preparar el helado.

· Es cierto que, la mayoría de las veces, hay más masa de helado que huecos para darles forma. Pero no os preocupéis. Nosotras dividimos la masa en tres y metimos una parte en el congelador tal como indica la receta y las otras dos partes las dejamos reservadas en la nevera hasta que tuvimos el molde vacío. Entonces pasamos otra de las partes de masa al congelador y seguimos la receta con normalidad.

· Para la cobertura de chocolate podéis utilizar también chocolate con leche o chocolate blanco. A la vainilla le va cualquier sabor, así que podéis probar.

· Cuando vayamos a cubrir los helados con el chocolate hay que trabajar rápido. Nosotras os recomendamos que trabajéis uno cada vez (el resto se quedan en el congelador).

· Para conservar los helados en el congelador, después de haberlos cubierto con el chocolate, tan sólo tenéis que aseguraos de que el chocolate se ha endurecido y envolver cada helado en papel vegetal. Después podéis meterlos en una bolsa de congelación o directamente en el congelador.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.