Recetas

Marshmallows caseros

Agosto llega a su fin, y con él se precipita la llegada del otoño. Nosotras hemos disfrutado mucho del verano, aunque mentiríamos si negásemos que festejamos su final. Y es con ese espíritu festivo que os traemos hoy esta receta de marshmallows caseros (también conocidos como nubes o esponjitas).

A pesar de su aspecto simple, su elaboración es un tanto delicada. Pero os aseguramos que merece la pena probarlas, tan sólo por poder deleitarnos con su dulce esponjosidad.

Ingredientes:

  • 4 1/2 cucharaditas de gelatina neutra en polvo
  • 120 ml de agua fría
  • 150 gr de azúcar blanquilla
  • 120 ml de sirope de maíz
  • 60 ml de agua
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de aroma concentrado de fresa
  • colorante en gel (opcional)
  • 90 gr de icing sugar
  • 60 gr de harina de maíz

Paso a paso:

1. Lo primero que vamos a hacer es hidratar la gelatina, y para ello la disolvemos en el agua fría. Reservamos.

2. En un cazo, calentamos la mitad del sirope junto con el agua, el azúcar y la sal hasta que la mezcla alcance los 118ºC.

3. Mientras el almíbar llega a su punto de temperatura óptimo, calentamos la gelatina que habíamos reservado en el microondas unos 30 segundos (para que recupere su apariencia líquida) y la colocamos, junto con la otra mitad del sirope de maíz, en un bol. Batimos a velocidad lenta y añadimos el almíbar cuando esté listo. Batimos unos 5 minutos más a velocidad media.

4. Incorporamos el aroma de fresa y, si lo deseamos, un poco de colorante en gel. Batimos a velocidad alta durante unos 5 minutos más.

5. Introducimos la masa en una manga y rellenamos los moldes de silicona que previamente hemos engrasado con spray antiadherente.

6. Mezclamos en un bol el icing sugar con la harina de maíz y espolvoremos la mezcla sobre los moldes. Procuramos no desperdiciar mucha de esta mezcla, ya que la volveremos a utilizar más adelante.

7. Dejamos reposar durante unas 6 horas.

8. Desmoldamos los marshmallows y los rebozamos en la mezcla que nos ha sobrado de icing sugar y harina de maiz. Les quitamos el sobrante y listos para comer.

Os aseguramos que no durarán mucho en casa una vez los hayáis probado. Y no sólo los devorarán l@s pequeñ@s, ya que son adictivas también para l@s adult@s.

Consejos:

· Podemos añadir el aroma (concentrado o en pasta) y el colorante que más nos guste. En la variedad está el gusto.

· También podemos jugar con la forma, ya que una alternativa, si no tenéis moldes individuales, es extender toda la masa en una bandeja y cuando los hayamos dejado reposar, cortamos con un cuchillo o con un cortador formas diversas.

· Procurar no batir la masa en exceso (no debe quedar tan compacta como el merengue) y no tardar demasiado en rellenar los moldes ya que, al llevar gelatina en su elaboración, la masa tiende a compactarse y trabajar con ella resultaría imposible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.