Recetas

Merenguitos de vainilla

Una de las certezas más claras que hay en esta vida es que nadie nace sabiendo. La práctica, la paciencia y la perseverancia son tres cualidades que llevan a una persona de aficionada a experta. Y nosotras sabemos muy bien de qué hablamos. No es que seamos unas expertas en nada (ya que siempre hay algo nuevo que aprender), pero está claro que hemos mejorado mucho desde que comenzamos hace ya unos años hasta el día de hoy.

Y una prueba clara de ello son estos merenguitos de vainilla. Una de esas recetas que te producen pesadillas por las noches pero que no puedes dejar de intentar una y otra vez…

Y de tanto intentarlo, al final conseguimos que saliesen como nosotras queríamos. La receta la adaptamos del libro de Peggy Porschen Boutique de Pastelería.

Ingredientes:

  • 50 gr de claras de huevo
  • Una pizca de sal
  • 50 gr de azúcar
  • 1/2 cucharadita de saborizante de vainilla
  • 50 gr de icing sugar
  • colorante en gel rosa

Paso a paso:

1. Forramos una bandeja para hornear con papel vegetal y encendemos el horno a unos 50ºC.

2. En un bol bien limpio batimos, a velocidad fuerte, las claras con la sal hasta que empiecen a formar espuma.

3. Sin dejar de batir, vamos añadiendo el azúcar, poco a poco, hasta que obtengamos un merengue firme y brillante. Hay que procurar no batir en exceso.

4. Con la ayuda de una espátula incorporamos poco a poco la vainilla y luego el icing sugar. Los movimientos deben ser suaves y envolventes para evitar que se baje el merengue.

5. Agregamos, con suavidad, el colorante al merengue con ayuda de la espátula.

6. Introducimos el merengue en una manga con una boquilla grande de estrella.

7. Manteniendo la manga perpendicular a la bandeja del horno, formamos pequeñas rosas con el merengue hasta llenar la bandeja, evitando que entren en contacto las unas con las otras.

8. Metemos la bandeja en el horno y dejamos que se horneen durante dos horas y media (el tiempo de horneado dependerá del tamaño de las rosas de merengue). Deben estar duros al tacto cuando los saquemos del horno.

9. Dejamos enfriar en la bandeja antes de manipularlos.

Consejos:

·  Puedes utilizar colorante de cualquier tono, pero debes tener en cuenta que el horno se «come» parte del color, por lo que tendremos que añadir algo más de colorante al merengue para que el resultado final sea el deseado. Incluso puedes separar el merengue y teñir cada parte de un color diferente.

· Como siempre te decimos, cada horno es diferente, por lo que la primera vez que prepares estos merenguitos tendrás que controlar el calor y el tiempo para que no se te quemen ni queden crudos por dentro. Lo importante es que el horno no debe estar muy caliente.

Es una receta muy fácil y sencilla, pero el merengue es muy traicionero, por lo que tendrás que tener paciencia y mucho tacto a la hora de batir y manipularlo. Pero os podemos asegurar que el resultado merece la pena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.