Recetas

Moscovitas®

Hace unos años, la que está al teclado, estuvo trabajando en Oviedo durante un corto pero intenso período de tiempo. Me dieron la oportunidad y no me lo pensé. Además, tengo familia en la ciudad asturiana, así que hubiese sido una tonta si no hubiese aprovechado la ocasión de vivir, aunque fuese unas semanas, en una nueva ciudad.

Por supuesto, una de las cosas de las que más disfruté fue de su gastronomía: su ácida sidra, su contundente fabada, sus quesos ahumados, sus jugosas carnes, su opulento bollo preñao, sus crujientes casadielles,… Siempre que me era posible, comía fuera de casa para poder degustar platos nuevos y típicos de la zona (la empresa me pagaba las dietas). Aunque, también he de añadir que, de vez en cuando, comía en una taberna andaluza que tenía cerca de casa, por eso de la morriña supongo 😉

Los fines de semana, aprovechaba e iba a ver a mi tía y a mis primos a su casa (que buenos ratos pasábamos). Y fue precisamente mi tía Aurora, la que me dio la receta que hoy comparto con vosotr@s. Se trata, nada más y nada menos, que de las famosas Moscovitas® de la tradicional Confitería Rialto. Unas finísimas pastas de almendra y chocolate que todo el mundo intenta imitar.

Ingredientes (para unas 35 moscovitas):

  • 200 ml de nata para montar líquida
  • 200 gr de icing sugar
  • 125 gr de almendra en grano
  • 75 gr de harina de almendra
  • 40 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de ralladura de la piel de una naranja
  • 200 gr de gotas de chocolate negro

Paso a paso:

1. Vertemos la nata en un cazo que colocaremos al fuego. Añadimos el icing sugar y removemos ligeramente.

2. Incorporamos la almendra en grano y la harina de almendra. Mezclamos con ayuda de una espátula de madera.

3. Agregamos la harina y la integramos bien antes de añadir la ralladura de naranja.

4. Mantenemos la mezcla en el fuego hasta que espese (es decir, hasta que caiga en borbotones lentos de la espátula).

5. Dejamos enfriar la mezcla para que se espese un poco. Mientras ponemos a precalentar el horno a 195ºC.

6. Forramos una bandeja de horno con papel vegetal.

7. Utilizando una cucharadita con medida, vamos distribuyendo la mezcla (que debe haber espesado) en la bandeja. Hay que dejar bastante espacio entre las bolitas para que no se peguen (ya que se expandirán al hornearlas). Nosotras, más o menos, hemos horneado unas 16 de una vez.

8. Horneamos durante unos 8 minutos o hasta que los bordes de las moscovitas adquieran un color dorado oscuro.

9. Sacamos las pastas del horno y las dejamos enfriar en la misma bandeja (tienen que endurecerse antes de manipularlas). Después, podéis colocarlas en cualquier bandeja o plato.

10. Podemos ir derritiendo las gotas de chocolate mientras esperamos.

11. Con ayuda de un pincel de silicona, aplicamos el chocolate derretido sobre la parte lisa de las moscovitas y dejamos que se endurezca antes de servir.

En cuanto pruebas estas crujientes pastas, comprendes por qué son tan famosas. No son nada pesadas y la combinación de sabores es perfecta. Además, son tan fáciles de preparar que puedes tenerlas listas en un suspiro. Una deliciosa forma de llevar a nuestras casas un trocito de la querida Asturias.

Consejos:

· La receta original que nos dio nuestra tía, utilizaba 200 gr de almendra en grano, pero nosotras hemos querido darle nuestro toque utilizando una parte de harina de almendra. Vosotr@s podéis elaborar las moscovitas como más os guste.

· Procurad que la ralladura de la piel de naranja sea lo más fina posible.

· Si tamizáis el icing sugar se integrará más fácilmente en la mezcla.

· La mezcla no puede llegar a hervir, por lo que es recomendable que pongáis el fuego bajo y no paréis de remover (para evitar también que se pegue).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.