Recetas

Mousse de mango y gelatina de cereza

Julio y Agosto es la época vacacional por excelencia. Son unos meses para descansar, para disfrutar de lo que más nos gusta e incluso para probar cosas nuevas. A nosotras, meternos en la cocina a experimentar nos relaja y nos encanta, así que aprovechamos estos días de calor para preparar cosas nuevas y fresquitas como esta mousse de mango y gelatina de cereza.

Es un sabor realmente refrescante y afrutado con cierto toque crujiente que se hace irresistible en estos días de calor. Su elaboración no es complicada pero es un poco larga, así que primero leer todos los pasos detenidamente y manos a la obra 🙂

Ingredientes base:

  • 300 gr de galletas tipo Digestive
  • 80 gr de mantequilla

Ingredientes gelatina:

  • 5 láminas de gelatina neutra
  • agua fría
  • 240 gr de cerezas (deshuesadas)
  • 100 gr de almibar TPT

Ingredientes mousse:

  • 11 láminas de gelatina neutra
  • agua fría
  • 350 gr de mango triturado (o pulpa de mango)
  • 50 gr de claras de huevo
  • 100 gr azúcar
  • 500 gr de nata para montar

Ingredientes glaseado:

  • 4 hojas de gelatina neutra
  • agua fría
  • 150 ml de agua
  • 80 ml de nata para montar
  • 250 gr de azúcar
  • 50 gr de gotas de chocolate blanco

Paso a paso:

1. En primera lugar, preparamos la base de galletas. Para ello trituramos las galletas y derretimos la mantequilla. Unimos los dos ingredientes y los integramos bien hasta obtener una masa compacta. Extendemos la masa con un grosor de unos 4 milímetros sobre una bandeja y la refrigeramos para que se endurezca.

2. Mientras tanto, elaboramos la gelatina de cereza. Primero tenemos que sumergir las láminas de gelatina en agua fría y triturar las cerezas. Reservamos.

3. Calentamos el almíbar en un cazo y cuando llegue al punto de ebullición lo retiramos del fuego y le añadimos las láminas de gelatina previamente escurridas. Removemos hasta que estén bien derretidas e incorporamos las cerezas completamente trituradas. Cuando todo esté bien integrado lo vertemos sobre una bandeja pequeña, procurando que el líquido no tenga más de 4 milímetros de altura. Metemos la bandeja en la nevera y dejamos que se cuaje la gelatina.

4. Para preparar la mousse, lo primero que tenemos que hacer es sumergir las láminas de gelatina en agua fría para hidratarlas. Reservamos.

5. Comenzamos a montar las claras de huevo, añadiéndoles el azúcar poco a poco. Mientras el merengue alcanza el punto de nieve, calentamos en el microondas un tercio del mango triturado y le incorporamos la gelatina escurrida. Removemos bien para que todo se integre.

6. Una vez el merengue esté listo, le añadimos todo el mango (con y sin gelatina) y mezclamos con movimientos envolventes. Entonces, agregamos la nata, que previamente hemos montado ligeramente, e integramos todo bien.

7. Una vez tenemos cuajada la gelatina y preparada la masa de mango procedemos a montar la mousse. Para ello, rellenamos las dos terceras partes de cada hueco de nuestro molde de silicona y colocamos encima, delicadamente, un círculo de gelatina que hemos obtenido utilizando un cortador redondo. Terminamos de rellenar los huecos con la masa de mango e introducimos el molde en el congelador durante una hora y media aproximadamente.

8. Para elaborar el glaseado, primero tenemos que sumergir la gelatina en agua fría. Mientras la gelatina se hidrata, llevamos a ebullición, en un cazo, los 150 ml de agua, la nata y el azúcar. Retiramos del fuego y añadimos las gotas de chocolate y la gelatina escurrida. Removemos hasta que todo este bien mezclado y dejamos que se enfríe (sin que se llegue a cuajar).

9. Sacamos el molde del congelador y desmoldamos con cuidado las mousses. Utilizando un cortador redondo, del mismo diámetro que la base de la mousse, cortamos la pasta de galletas que habíamos preparado y colocamos la mousse encima.

10. Situamos las mouses con la base de galleta sobre una rejilla y vertemos el glaseado sobre las mismas, desde el centro hacia fuera. Dejamos que escurra el exceso e introducimos en la nevera hasta el momento en el que vayamos a consumirlas.

Como veis se trata de un postre largo de preparar pero bastante sencillo en cada uno de sus pasos, y es una manera original y deliciosa de deleitar a nuestr@s invitad@s en las comidas y cenas de verano.

Consejos:

· Podéis cambiar la fruta, tanto la utilizada en la gelatina como en la mousse, por cualquier otra. Tan sólo os recomendamos que sea fruta de temporada, ya que así os resultará más fácil y barata de conseguir.

· Si queréis darle un toque llamativo al glaseado, podéis añadirle colorante en gel una vez estén todos los ingredientes bien integrados y algo fríos.

· Cuando cubramos las mousses con el glaseado, éste debe estar frío, pero no cuajado. Si ésto ocurriera, tan sólo habrá que meter el glaseado unos segundos en el microondas y remover para que vuelva a conseguir una consistencia líquida.

· Nosotras hemos colocado sobre las mousses terminadas unas láminas de chocolate negro, pero podéis coronarlos también con una cereza confitada o fideos de azúcar de colores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.