Recetas

Pastel de zanahoria

Si hay un postre que nunca nos cansamos de preparar (y de comer, por supuesto), es el pastel de zanahoria. Tan jugoso, especiado y con ese color tan característico, es uno de nuestros dulces favoritos. Además, no es nada complicado de elaborar y se conserva durante varios días en perfecto estado.

Nosotras llevamos años utilizando esta receta y ahora queremos compartirla con vosotr@s para que también podáis degustar en casa este portento culinario. Además, siempre nos ha llamado mucho la atención cómo una verdura como la zanahoria, puede aportar tanto a un plato dulce. ¡Es maravillosamente sorprendente!

Ingredientes:

  • 225 gr de mantequilla reblandecida
  • 225 gr de azúcar moreno
  • 4 huevos
  • 1 naranja grande
  • 175 gr de harina integral
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 1/4 cucharadita de clavo molido
  • 1/8 cucharadita de nuez moscada molida
  • 320-350 gr de zanahoria

Paso a paso:

1. Tamizamos la harina junto con la levadura, la sal y las especias (canela, jengibre, clavo y nuez moscada). Reservamos.

2. Rallamos las zanahorias y las dejamos escurrir sobre papel de cocina.

3. Rallamos la piel de la naranja y la exprimimos. Reservamos la ralladura y el zumo.

4. Separamos las yemas de las claras de cada uno de los huevos y reservamos por separado.

5. En un bol, batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa.

6. Añadimos las yemas y batimos.

7. Incorporamos la ralladura y el zumo de naranja y volvemos a batir.

8. Agregamos la harina y las especias tamizadas y batimos suavemente.

9. En un cuenco, montamos las claras hasta conseguir un punto de nieve fuerte y las añadimos a la mezcla de masa, con ayuda de una espátula, realizando movimiento suaves y envolventes.

10. Incorporamos la zanahoria rallada y mezclamos con la espátula hasta obtener una masa bien integrada. Recordad tratar la masa con amor para que no se vengan abajo las claras montadas.

11. Engrasamos un molde de 18-20 cm de diámetro con spray antiadherente.

12. Vertemos la masa en el molde y, con ayuda de una cuchara, nivelamos para que la superficie quede lo más recta posible.

13. Horneamos durante 60-70 minutos a 180ºC.

14. Cuando el bizcocho esté bien cocido (el palillo sale limpio), sacamos el molde del horno y dejamos templar unos minutos antes de desmoldar.

15. Colocamos el bizcocho sobre una rejilla y dejamos que se enfríe completamente antes de rellenarlo o decorarlo.

Nosotras siempre rellenamos y decoramos el pastel de zanahoria con crema de queso porque es una combinación divina. Os aseguramos que merece la pena probar esta tarta porque es un sabor que no podréis olvidar. No encontramos ninguna pega que ponerle a este pastel, por eso os animamos a prepararla en casa.

Consejos:

· Si utilizáis zanahorias ya ralladas (de las que se compran para las ensaladas) no necesitáis escurrirlas. Lo que tenéis que tener en cuenta es que estas zanahorias se quedarán más crujientes una vez se haya horneado el bizcocho.

· Dependiendo de la cantidad de agua que aporten las zanahorias ralladas, tendremos que aumentar unos minutos el tiempo de horneado. Una forma de averiguar si el pastel ya está casi listo, sin utilizar la prueba del palillo, es mover ligeramente el molde de un lado a otro. Si el bizcocho se mantiene firme y no se mueve es que ya le quedan pocos minutos.

· Podemos añadir nueces picadas a la masa para aportarle un toque crujiente. En este caso, tened en cuenta que os resultará algo más complicado cortar el bizcocho en capas para su posterior relleno y/o decorado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.