Recetas

Pavlova de fresas

Hay ciertos postres que te entran por los ojos nada más verlos. Hay otros, sin embargo, que a pesar de no tener el mejor aspecto, después están exquisitos. Pues bien, la pavlova de fresas que os presentamos a continuación no sólo os entrará por los ojos sino que además descubriréis que es deliciosamente irresistible 🙂

Por si os interesa un poco de historia repostera, el origen de este etéreo postre se sitúa en la década de los 30 en Nueva Zelanda donde, según se dice, se elaboró con motivo de la visita de la bailarina rusa Anna Pávlova, ya que el merengue recordaba a la falda vaporosa que la bailarina utilizaba.

Ingredientes:

  • 3 claras de huevo
  • 175 gr de icing sugar
  • 1 cucharadita de harina de maíz (maizena)
  • 1/2 cucharadita de vinagre de vino blanco
  • 200 gr de nata vegetal Presto
  • 200 gr de fresas limpias (aproximadamente)

Preparación:

1. Lo primero que debemos hacer es preparar la bandeja de horno que utilizaremos para cocer el merengue. Para ello, cogemos un trozo de papel vegetal tan grande como nuestra bandeja y, con ayuda de un plato o cuenco, dibujamos con un lápiz tres círculos de unos 15 cm cada uno. Le damos la vuelta al papel (para que el merengue no entre en contacto directo con el lápiz) y lo colocamos sobre la bandeja. Apartamos hasta que vayamos a utilizar.

2. Colocamos las claras en un bol y comenzamos a montarlas. Cuando comience a aparecer espuma agregamos la  mitad del azúcar sin parar de batir, siempre a una velocidad constante.

3. Una vez el merengue haya alcanzado el punto de nieve (es decir, que se formen picos en la superficie al tocarla), incorporamos, uno por uno, la otra mitad del azúcar, la harina y el vinagre. Lo haremos poco a poco y batiendo a una velocidad constante.

4. Distribuimos el merengue sobre el papel de horno que habíamos preparado previamente, intentando que quede dentro de los tres círculos que habíamos dibujado. Procuramos formar picos en la superficie del merengue para conseguir ese aspecto tan típico de la pavlova.

5.  Horneamos durante una hora a 140ºC. Notaréis cómo el merengue aumenta de volumen y se le forma una costra dura y seca que incluso puede llegar a resquebrajarse. Eso significa que ya está listo y que podemos apagar el horno y abrir un poco la puerta para dejar que se enfríen las capas de merengue (sin sacar la bandeja del horno).

6. Mientras se enfría el merengue, montamos la nata hasta conseguir una consistencia firme y cortamos las fresas en trozos relativamente grandes.

7. Una vez el merengue se haya enfriado podemos empezar a montar la pavlova. Para ello, colocamos primero la capa de merengue, después la nata y por último un puñado de fresas. Repetimos dos veces hasta obtener tres capas de merengue, tres de nata y tres de fresas.

Como podéis ver que es un postre vistoso, fácil de preparar y con una textura tan esponjosa que lo hace irresistible.

Consejos:

· Hemos utilizado nata vegetal Presto (aunque también podéis utilizar nata vegetal Ambiante) porque es mucho más fácil de montar y mantiene la consistencia por mucho más tiempo.

· Nos hemos decidido por las fresas para nuestra pavlova porque están de temporada y además aportan un color rojo que contrasta maravillosamente con la nata y el merengue. Sin embargo, podéis utilizar cualquier otra fruta, incluso flores escarchadas, mermeladas, crema de marshmallow,… Además, podéis rociar vuestra pavlova, una vez montada, con alguna salsa (como chocolate o almíbar).

· Os recomendamos montar el merengue en un bol de cristal o metal, perfectamente limpio de grasas, para facilitar el trabajo y conseguir un mejor resultado.

· Recordar precalentar el horno antes de introducir la bandeja con el merengue.

· Si no queréis dejar enfriar el merengue dentro del horno, también podéis sacar la bandeja y dejarlos enfriar al aire (aunque el resultado es mejor si no sometemos al merengue a cambios bruscos de temperatura).

· El sabor de la pavlova, así como su apariencia, pierde un poco con el tiempo. Por ello, os recomendamos que montéis las capas poco antes de consumir (sobre todo si utilizáis nata para montar «normal»).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.