Recetas

Pestiños

Nuestra última receta de Semana Santa este año son los tradicionales pestiños; una masa frita con un suave toque de anís. No es una receta difícil de elaborar ni con ingredientes raros, pero conseguir la consistencia perfecta de la masa nos ha llevado un par de intentos.

Una de las cosas que más diferencia las diversas recetas de pestiños es el toque final. Nosotras hemos escogido un baño de miel porque nos encanta. Sin embargo, hay gente que prefiere rebozarlos en azúcar, añadirles canela en polvo e incluso espolvorear nonpareils de colores por encima de los pestiños.

Ingredientes:

  • 100 gr de aceite de oliva suave
  • 1 rama de canela (o dos si son pequeñas)
  • 1 limón (sólo necesitamos la piel)
  • 2 cucharaditas de ajonjolí
  • 100 gr de vino blanco
  • 3 cucharadas de anís dulce destilado
  • 350 gr de harina
  • 10 gr de anís molido
  • Una pizca de sal
  • Aceite de oliva suave (para freír)
  • 100 gr de miel

Paso a paso:

1. En un cazo, calentamos a fuego suave el aceite junto con la canela, el ajonjolí y la piel del limón durante unos 5 minutos. Dejamos enfriar.

2. Colamos el aceite frío en un bol.

3. Añadimos el vino blanco y el anís destilado.

4. Agregamos el anís molido, la sal y la mitad de la harina y mezclamos.

5. Vamos añadiendo el resto de la harina mientras amasamos hasta conseguir una masa elástica y no pegajosa.

6. Extendemos muy finamente la masa (unos 2 mm), con ayuda de un rodillo, sobre una superficie enharinada.

7. Cortamos la masa en cuadrados de unos 6 cm de lado.

8. Unimos dos de los extremos de los cuadrados de masa. Para ello, enrollamos un cuadrado de masa alrededor del dedo índice y apretamos para juntar los extremos y evitar que se abra el pestiño al freírlo.

9. Freímos los pestiños en abundante aceite caliente hasta que estén bien dorados. Procurad darles la vuelta mientras se fríen para que se doren por ambos lados.

10. Una vez estén listos, sacamos los pestiños del aceite y los dejamos escurrir sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

11. Antes de que se enfríen, vertemos la miel sobre los pestiños y dejamos enfriar por completo.

Los pestiños son un dulce que mejora con el reposo. Es decir, si los dejáis toda la noche, empapándose bien de miel, al día siguiente estarán espectaculares. Y aunque os hemos dado una cifra de la cantidad de miel que le debéis echar a los pestiños, podéis aumentar esa cantidad o disminuirla, dependiendo de vuestro amor por lo dulce.

Consejos:

· El aceite de oliva tiene un sabor bastante intenso, por lo que es importante utilizar uno con baja acidez (normalmente se indica en el envase «suave»). Si no tenéis a mano aceite de oliva suave, podéis sustituirlo por aceite de girasol.

· Podéis añadir una cucharada de agua a la miel para hacerla más fluida y que se distribuya mejor por los pestiños.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.