Recetas

Tarta arcoiris

En el último cumpleaños de nuestro sobrino mayor, preparamos una tarta con capas de bizcocho de colores que fue toda una sorpresa para él (y para tod@s l@s invitad@s). Los colores eran intensos y estaban perfectamente definidos porque la receta que utilizamos no llevaba yema de huevo entre sus ingredientes.

Sabemos que much@s de vosotr@s le tenéis la guerra declarada a los bizcocho cuando se trata de teñirlos. Que si no cogen un bonito color, que si intento teñir de azul y me queda verde,… Por eso, hoy queremos compartir aquí esta receta de tarta arcoiris con la que podréis conseguir pasteles llenos de color y sabor.

Ingredientes (para un molde de 15-18 cm):

  • 225 gr de mantequilla blandita
  • 300 gr de icing sugar
  • 5 claras de huevo
  • 330 gr de harina
  • 4 cucharaditas de levadura
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de saborizante de vainilla
  • 350 gr de leche
  • 6 colorantes en gel diferentes
  • crema de mantequilla de merengue suizo (receta en este enlace)

Paso a paso:

1. Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.

2. En un bol, batimos la mantequilla con el icing sugar hasta obtener una pasta.

3. Añadimos las claras de huevo y batimos hasta que estén bien integradas.

4. Incorporamos la mitad de la harina tamizada y batimos lo justo para que se mezcle.

5. Vertemos la leche y el saborizante y volvemos a batir.

6. Agregamos la otra mitad de la harina y batimos hasta obtener una masa sin grumos.

7. Pesamos la masa y la dividimos en 6 partes iguales.

8. Coloreamos cada una de las seis partes de la masa con un colorante diferente. Nosotras hemos utilizado rosa, verde, azul, naranja, rojo y amarillo. Procurad no utilizar demasiado colorante ya que podría variar el sabor del bizcocho y no conseguiríais un color más intenso, sino simplemente gastar más colorante.

9. Engrasamos seis moldes de layer cake con spray antiadherente y llenamos cada uno con una de las masas coloreadas.

10. Introducimos los moldes en el horno y horneamos a 180ºC durante 20 minutos.

11. Cuando los bizcochos estén listos, los sacamos del horno y los dejamos templar unos 15 minutos.

12. Desmoldamos los bizcochos y los dejamos enfriar por completo en una rejilla.

13. Con ayuda de una lira, cortamos los bizcochos para intentar conseguir una superficie lo más recta posible.

14. Introducimos la crema de mantequilla en una manga pastelera y colocamos tres o cuatro puntos de crema en el centro de una base.

15. Situamos una capa de bizcocho en la base con los puntos de crema, centrándolo bien.

16. Cubrimos el bizcocho con una capa de crema y situamos otra capa de bizcocho encima. Repetimos la operación hasta terminar con una capa de bizcocho.

17. Extendemos una fina capa de crema por los laterales y la parte superior de la tarta, ayudándonos con una espátula y una rasqueta para eliminar el exceso y conseguir un acabado liso.

18. Refrigeramos la tarta en la nevera, al menos 1 hora antes de seguir decorando o consumirla.

Como veis, esta tarta no tiene ningún ingrediente raro ni una preparación complicada. Podéis dejarla como una tarta desnuda, extender una capa de crema más gruesa o cubrirla de fondant. Nosotras, en esta ocasión, la hemos utilizado para elaborar una tarta unicornio monísima hasta decir basta (podéis consultar el vídeo tutorial aquí).

Consejos:

· Os recomendamos utilizar un aroma transparente como el saborizante de vainilla transparente de Wilton para evitar añadir color no deseado a la masa.

· Si sólo tenéis un molde, podéis ir horneando las masas una a una. Tan sólo tenéis que dejar los cuencos en los que tengáis las masas coloreadas cubiertos con un trapo y esperar a terminar una capa de bizcocho para seguir con la siguiente. Se tarda más pero es resultado final no varía (aunque debéis tener en cuenta que la levadura empieza a hacer efecto en cuanto entra en contacto con un líquido, por lo que puede que los últimos bizcochos que horneéis salgan un poco más altos que los primeros).

· Recordar que el horno tiene que estar caliente antes de introducir el molde con la masa.

· Si  no queréis utilizar crema de mantequilla de merengue suizo, podéis utilizar cualquier otra crema consistente (como una crema de mantequilla sencilla).

· Procurad sacar la tarta de la nevera unos 15 minutos antes de consumirla para que el bizcocho coja temperatura ambiente y recupere su esponjosidad.

One Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.