Recetas

Tarta de queso

Uno de nuestros postres favorito es la tarta de queso y, curiosamente, nunca habíamos preparado una casera. Hoy en día, puedes encontrar tarta de queso en casi todas las cartas de cualquier restaurante o cafetería, aunque, para nuestro gusto, la mejor que por ahora hemos probado, es la del restaurante PeggySue’s.

La receta de tarta de queso que hoy compartimos con vosotr@s es una simbiosis entre la tarta de queso tradicional y la tarta de queso japonesa que últimamente está tan de moda. No precisa de una elaboración complicada y tiene un sabor cítrico espectacular.

Ingredientes:

  • 250 gr de queso crema Philadelphia
  • 6 huevos
  • 140 gr de icing sugar
  • 60 gr de mantequilla
  • 100 ml de nata
  • 1 limón grande
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 60 gr de harina
  • 20 gr de maizena
  • 1/4 cucharadita de cremor tártaro

Paso a paso:

1. Preparamos un molde de 20 cm de diámetro, rociando los laterales con spray antiadherente y cubriendo la base con papel vegetal. Reservamos.

2. Tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos.

3. Rallamos la piel del limón hasta conseguir 2 cucharaditas y, seguidamente, exprimimos el limón hasta obtener 1 cucharada de zumo. Reservamos.

4. Calentamos la nata junto con la mantequilla hasta que ésta última se haya derretido. Reservamos.

5. Separamos la clara y la yema de cada uno de los huevos. Reservamos.

6. Colocamos un bol de tamaño grande sobre un cazo en el que hemos vertido agua caliente y batimos el queso crema en el bol durante un par de minutos, hasta obtener una pasta sin grumos.

7. Vamos añadiendo las yemas, de dos en dos, mientras batimos.

8.  Incorporamos la mitad del icing sugar (70 gr) y volvemos a batir hasta que se integre correctamente.

9. Agregamos la nata que teníamos reservada y batimos con delicadeza.

10. Añadimos la sal, el zumo y la ralladura de limón y continuamos batiendo.

11. Retiramos en bol del cazo con agua, para que no siga dándole calor, y agregamos la harina tamizada. Batimos con energía hasta obtener una masa sin grumos.

12. En un cuenco aparte, montamos las claras junto con el cremor tártaro. Iremos añadiendo el resto del icing sugar (70 gr) gradualmente. Sabremos que el merengue está listo cuando forme picos suaves.

13. Incorporamos al bol con la masa 1/3 del merengue y batimos. Seguidamente agregamos otro tercio de merengue y seguimos batiendo. Finalmente, vertemos el último tercio y removemos con movimientos envolventes, ayudándonos de una espátula. A nosotras, el bol en el que estábamos preparando la masa se nos quedó pequeño, así que para mezclar el último tercio de merengue, cambiamos la masa al cuenco en el habíamos montado el merengue, sin problema.

14. Cuando tengamos una masa esponjosa y homogénea, la vertemos sobre el molde y golpeamos la base del molde contra la mesa para eliminar las posibles burbujas de aire.

15. Horneamos la masa durante 20 minutos a 200ºC. A continuación, sin abrir el horno, bajamos la temperatura a 140ºC y horneamos unos 30 minutos más.

16. Tras el periodo de horneado, apagamos el horno pero no lo abrimos. Dejamos que se enfríe completamente antes de sacar el molde.

17. Desmoldamos con delicadeza la tarta y la colocamos sobre un plato, lista para decorar al gusto y servir.

Con esta tarta de queso conseguiréis conquistar a toda aquella persona que la pruebe. Con una textura suave y un sabor fresco, es el acompañamiento perfecto para cualquier comida familiar o con amig@s.

Consejos:

  • En esta receta, necesitamos aportar humedad al proceso de horneado, por lo que introduciremos un cuenco o una bandeja con agua al precalentar el horno a 200ºC.
  • Esta tarta sube mucho durante el horneado debido al merengue, sin embargo, también puede bajarse mucho al dejar de recibir calor. No os preocupéis si esto os pasa, ya que no afecta al sabor, sólo a la apariencia.
  • Para darle un toque de color y sabor a vuestra tarta de queso, podéis acompañar cada ración con un poco de mermelada o bien extenderla sobre la superficie de la tarta antes de servirla. Nosotras hemos utilizado mermelada de grosellas que le aporta un toque magnífico.
  • Recordar que para conservar esta tarta es necesario refrigerarla. Si la cubrís con papel transparente, evitaréis que adquiera posibles olores de la nevera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.