Recetas

Tarta fría de mantequilla de cacahuete

Que el calor no invita a encender el horno en los días más cálidos del verano, pues preparemos una tarta sin horno. Más concretamente, una tarta fría de mantequilla de cacahuete. Refrescante, cremosa y llena de sabor. Bastante fácil de preparar y sin ingredientes raros o difíciles de encontrar.

Hemos conseguido aunar en una misma tarta dos de los sabores que más nos apasionan, el queso Philadelphia y la crema de cacahuete. Un bocado que quita todas las penas y sacia nuestras ganas de un postre como Dios manda 🙂 Os animamos a probarla y a caer en una espiral de éxtasis gustativo.

Ingredientes:

  • 25 galletas de cereales
  • 75 gr de mantequilla
  • 225 gr de mantequilla de cacahuete
  • 225 gr de queso Philadelphia
  • 60 gr de icing sugar
  • 225 ml de nata 35% M.G.
  • 125 ml de nata vegetal
  • 1 cucharada de virutas de chocolate negro

Paso a paso:

1. Derretimos la mantequilla, sin que llegue a hervir, y la dejamos enfriar a temperatura ambiente. Mientras, trituramos las galletas hasta obtener un polvo lo más fino posible.

2. En un tazón, mezclamos las galletas trituradas con la mantequilla derretida hasta obtener una pasta.

3. Esparcimos las galletas en un molde o bandeja redonda de unos 20 cm de diámetro. Podemos ayudarnos de una cuchara y las manos para ir aplastando y compactando las galletas al fondo y a los bordes del molde. Refrigeramos.

4. En un bol, batimos la mantequilla de cacahuete, el queso Philadelphia y el icing sugar hasta que estén completamente integrados. Reservamos.

5. Montamos los 225 ml de nata en otro bol y la añadimos a la masa de mantequilla de cacahuete. Lo mezclamos bien todo con ayuda de una espátula, realizando movimientos envolventes.

6. Sacamos el molde de la nevera y vertemos la masa en él. Con delicadeza, la vamos distribuyendo bien por todo el molde. Volvemos a refrigerar unas 4 horas.

7. Cuando la tarta esté lista, montamos la nata vegetal hasta que forme picos suaves y la esparcimos sobre la tarta. No es necesario utilizar manga y boquilla, ya que queremos que tenga un aspecto rústico.

8. Para las virutas que decoran esta tarta, nosotras hemos rayado un trozo de tableta de chocolate con vainilla sobre la tarta.

Con tan sólo recordar su intenso sabor a cacahuete, su cremosa textura y su delicado toque a chocolate se nos hace la boca agua. Es un placer apto para toda la familia que no dejará indiferente a nadie. Además, es perfecta para cualquier ocasión, ya sea un desayuno, una comida, una merienda o una cena.

Consejos:

· Os recomendamos que mantequilla de cacahuete, queso Philadelphia y nata, se mantengan en la nevera hasta justo el momento de usarlos (sobre todo en estos días de calor).

· Nosotras hemos utilizado nata vegetal para la cobertura de la tarta, sin embargo, también podéis utilizar nata de leche de vaca. Pero en ese caso, recordar preparar más cantidad (unos 175-200 ml) y azucarar la nata cuando la montéis.

· Es importante mantener esta tarta refrigerada para que no se estropee (tened en cuenta que lleva nata y queso crema). Recordad que si la metéis en una caja no cogerá ningún tipo de sabor en la nevera y se mantendrá más tiempo deliciosa.

2 Comments

  • Reply

    Rocio

    31 julio, 2017

    Qué cosa más rica de tarta , mañana cae seguro

    • Reply

      La guinda Florinda

      1 agosto, 2017

      Nosotras la volveremos a preparar en breve, porque es super sencilla y ¡nos encantó la textura!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.