Recetas

Torrijas con miel

Este fin de semana nos hemos puesto el mandil y hemos consultado el recetario tradicional para elaborar estas deliciosas torrijas con miel que quitan el sentido. Una receta sencilla, que podéis preparar en unos minutos, para agasajar a vuestr@s invitad@s en esta época de cuaresma.

Podría considerarse una receta de aprovechamiento, ya que para su elaboración se suele utilizar pan duro (de ese que tenemos en casa abandonado). Da igual si es pan de molde o en barra, lo que sí importa es que sea un pan de calidad y de miga densa.

Ingredientes (para unas 20-22 torrijas):

  • rebanadas pequeñas de pan para torrijas
  • 1 litro de leche
  • 2 ramas de canela
  • 1 y 1/2 limón (sólo necesitamos la piel)
  • 60 gr de azúcar blanquilla
  • 20 ml de vermuth (o cualquier licor elaborado con uva moscatel)
  • 2 huevos batidos
  • aceite de oliva suave (o aceite de girasol)
  • 50 gr de miel
  • 2 cucharaditas de agua

Paso a paso:

1. Vertemos la leche en un cazo y añadimos la canela, la piel de limón y el azúcar. Removemos un poco con suavidad.

2. Calentamos la mezcla hasta que llegue al punto de ebullición y agregamos el vermuth. Volvemos a remover un poco.

3. Bajamos el fuego al mínimo y dejamos que infusione durante unos 15 minutos.

4. Retiramos el cazo del fuego y colamos la leche.

5. Dejamos enfriar la leche por completo en una bandeja profunda o molde.

6. Introducimos las rebanadas de pan en la leche fría durante un par de minutos. Si la leche no cubre por completo la rebanada, le damos la vuelta al pan pasado un minuto para que se empape bien por ambos lados.

7. Sacamos las rebanadas de la leche y las dejamos sobre un plato para que escurran un poco el exceso de leche.

8. Colocamos una sartén honda, con abundante aceite, en el fuego.

9. Pasamos las rebanadas de pan húmedo por el huevo y las introducimos en el aceite caliente, con cuidado de no romper las rebanadas y no quemarnos. Si os ayudáis con una espumadera o paleta, mejor.

10. Cuando las torrijas hayan cogido un color tostado oscuro (más marrón que negro), las sacamos del aceite y las colocamos sobre papel de cocina para eliminar el aceite sobrante. Recordar dar la vuelta a las torrijas en el aceite para que se hagan bien por ambos lados.

11. Mientras las torrijas se templan, preparamos la miel. Para ello, colocamos la miel en un cazo a fuego muy bajo y dejamos que se derrita.

12. Retiramos el cazo del fuego y le añadimos el agua. Removemos para que se mezclen bien.

13. Vertemos generosamente la miel sobre las torrijas y ya están listas para comer.

La cantidad de miel que añadimos a las torrijas va a depender de lo mucho que nos guste el sabor dulce. Podéis comerlas cuando aún están templadas, cuando están frías, en cuaresma, Semana Santa o cuando a vosotr@s os apetezca 🙂

Consejos:

· Nosotras hemos utilizado pan especial para torrijas, que no es otra cosa que pan de molde denso, por su tamaño y consistencia más que por su sabor o porque contenga algún ingrediente especial que vaya a mejorar la receta. Aún así, sacamos el pan de la bolsa unas horas antes de elaborar la receta para que estuviese más duro.

· Procurad cortar la piel del limón lo más fina posible. La parte blanca bajo la piel amarilla del limón es amarga, por lo que mientras menos piel blanca arrastremos mejor.

· Debéis tener cuidado cuando manipuléis el pan empapado de leche. Si el pan no es lo suficientemente denso, podría romperse.

· La miel que utilizamos nosotras es ecológica (recién recogida del panal) por lo que tiende a estar bastante dura y por eso la calentamos y rebajamos con agua. Si la vuestra es más líquida, podéis saltaros el paso 11 y 12.

One Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.