Tutoriales

Transfers de glasa

A nosotras nos encanta la glasa (o royal icing). Lo utilizamos sobre todo para decorar galletas o tartas, sin embargo, también nos gusta usar este merengue para realizar decoraciones con diversas formas denominadas transfers. Como su nombre bien nos indica, son decoraciones elaboradas sobre papel vegetal que posteriormente se transfieren al cupcake, tarta o galleta.

Es una técnica muy sencilla para conseguir decoraciones realmente originales y muy llamativas. Además, podéis dejar volar vuestra imaginación y preparar transfers de casi todo lo que se os ocurra. Todo dependerá del tipo de diseño escogido y del tiempo que queráis dedicar a estas decoraciones de azúcar.

Ingredientes y herramientas:

  • glasa real
  • colorante en gel
  • mangas desechables y boquillas redondas
  • adaptadores para boquillas (opcional pero recomendable)
  • papel vegetal
  • folio impreso

Paso a paso:

1. Primero tenemos que escoger el diseño. Os recomendamos elegir figuras sencillas y sin muchos detalles (al menos para empezar). Nosotras, para dar la bienvenida al verano, hemos impreso unas estrellas de mar y unas cochas, así como la palabra VERANO.

2. Preparamos la glasa. Como bien sabréis, nosotras utilizamos el preparado de Funcakes, pero podéis utilizar vuestra receta de confianza. Dependiendo de vuestro diseño necesitaréis que la glasa tenga una consistencia u otra. Para nuestras estrellas, conchas y letras hemos utilizado una consistencia de relleno.

3. Teñimos la glasa con el colorante deseado y la introducimos en una manga en la que hemos colocado una boquilla redonda número 1 ó número 2 (cuanto más grande sea la apertura de la boquilla, más cantidad de glasa saldrá, obteniendo decoraciones más gruesas pero con menos detalle). Os recomendamos que, en lugar de introducir la glasa directamente en la manga, antes envolváis la glasa en papel transparente. En este caso, tendréis que utilizar un adaptador para boquilla.

4. Colocamos el papel vegetal sobre el folio impreso y nos aseguramos de que el diseño se aprecia bien a través del mismo. Podéis pegar el folio al papel vegetal con unas gotas de glasa, para evitar que se mueva. Aunque si vuestro diseño es sencillo (como el nuestro), basta con apretar con los dedos para que el papel vegetal no se deslice sobre el folio mientras estamos trabajando.

5. Perfilamos el borde de nuestro diseño con la glasa y rellenamos por completo. Extendemos bien la glasa para evitar que queden huecos indeseados que pudiesen provocar la rotura de la decoración al manipularla.

6. En el caso de las conchas, para conseguir un efecto texturizado en la superficie, vamos rellenando los huecos por partes. Rellenamos primero las partes que no se tocan y, cuando estén casi secos, rellenamos el resto. De esta forma la glasa no se une formando una superficie lisa y obtenemos la característica textura de las conchas.

7. En el caso de las estrellas de mar, hemos aportado textura aplicando pequeñas perlas de glasa sobre la superficie casi seca.

8. Dejamos secar totalmente la glasa. Nosotras os recomendamos que al menos esperéis 24 horas para manipular el transfer sin miedo a que se rompa.

9. Para aportar un mayor realismo, podéis utilizar colorante en polvo o pintura comestible para aplicar ciertos detalles como sombras. Recordad que la superficie de la glasa tiene que estar totalmente seca en este paso.

10. Cuando las decoraciones de glasa estén secas y duras, las retiramos del papel vegetal con mucho cuidado. Podéis ayudaros de una espátula para separar más cómodamente el papel de la glasa. Si deslizáis el papel vegetal por el borde de la mesa, tirando de él hacia abajo, os resultará más fácil separar un poco el transfer para introducir la espátula debajo del mismo.

11. Aplicamos delicadamente el transfer en nuestro dulce. Si lo vais a colocar sobre crema, tan sólo tenéis que apretarlo suavemente para que se quede pegado. Si lo vais a utilizar sobre fondant u otra superficie parecida, os recomendamos utilizar un poco de glasa (de la que os haya sobrado) para que actúe como pegamento.

Como podéis comprobar es una técnica realmente fácil para conseguir decoraciones con las que adornar nuestros cupcakes, galletas o tartas. Nosotras la utilizamos bastante a menudo para preparar decoraciones porque nos resulta rápida, divertida y nos encanta el sabor de la glasa. Las posibilidades son casi infinitas, así que ahora os toca probar a vosotr@s.

Consejos:

· Podéis consultar las diversas formas de elaborar glasa en este enlace.

· Es importante, antes de empezar a elaborar nuestros transfers, tener claro el diseño que vamos a elaborar. De esta forma, podremos organizarnos mejor y trabajar más eficazmente.

· Las figuras de glasa, una vez secas, son duras al tacto, pero también son delicadas. Podemos manipularlas sin miedo, pero siendo conscientes de que se trata de figuras de azúcar. Sobre todo, hay que tener especial cuidado con los detalles finos (por ejemplo, los tentáculos de un pulpo).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.