Recetas

Angel Food de limón con chocolate

El Angel Food cake es un bizcocho muy esponjoso y ligero como una pluma. Este tipo de «foam cake» (o bizcocho espuma), de origen norteamericano, debe su nombre precisamente a su textura (es considerado como el “alimento de los ángeles”).

El Angel Food se elabora principalmente con clara de huevo y azúcar y nada de grasa. Las claras de huevo batidas le aportan a este bizcocho su volumen y estructura, por lo que debemos tener mucho cuidado al incorporar los ingredientes secos, ya que podría desinflarse la mezcla. Otro ingrediente fundamental es el cremor tártaro, que sirve para estabilizar las claras y que hace que el bizcocho sea más blanquito.

Hay que estar atentos a la hora de batir las claras, ya que no podemos ni pasarnos ni quedarnos cortos. Si las batimos demasiado quedarán secas durante el horneado y si las batimos poco no conseguiremos esa textura esponjosa tan característica de este tipo de bizcocho.

Ingredientes bizcocho:

Preparación bizcocho:

1. Precalentamos el horno a 170ºC.

2. Tamizamos el icing sugar y la harina. Es necesario tamizar tanto la harina como el icing sugar, a ser posible un par de veces, con el fin de que la textura del bizcocho sea lo más fina posible.

3. Batimos a velocidad baja las claras y vamos aumentando progresivamente la velocidad de la batidora hasta que estén espumosas. Las claras que hemos utilizado son claras pasteurizadas (son bastante económicas y muy prácticas). Cuando batamos las claras, tenemos que asegurarnos de que ni el bol ni las varillas que utilicemos tengan nada de grasa o de yema de huevo.

4. Añadimos el cremor tártaro y la sal (tamizados también) y batimos a velocidad media hasta que se formen picos blandos y las claras estén blancas y esponjosas.

5. Añadimos 150 gr de icing sugar cucharada a cucharada. Debemos esperar unos segundos entre cada adición. Seguimos batiendo a velocidad media-alta hasta que la mezcla esté brillante y firme. Añadimos el limón y la vainilla en pasta y batimos un poquito más hasta que queden integrados.

6. Espolvoreamos la mezcla de harina y el azúcar restante en cuatro veces. Podemos volver a tamizarla mientras la incorporamos. A mano, usaremos una espátula y haremos movimientos envolventes hasta que quede todo mezclado.

7. Echamos la mezcla en un molde de Angel Food sin engrasar y alisamos la superficie con una espátula. No debemos engrasar el molde ni con espray desmoldante ni con aceite o mantequilla, ya que la masa necesita poder agarrarse a las paredes para crecer.

8. Horneamos 40-45 minutos a 170ºC. Pasado este tiempo, pinchamos el bizcocho con un palito y si sale limpio, sacamos el molde del horno y lo dejamos enfriar bocabajo hasta que podamos coger el molde sin quemarnos. El molde que se utiliza para hornear este tipo de bizcochos es de aluminio, con un agujero en el centro y con una especie de patas, que nos servirán para que circule el aire mientras enfriamos el bizcocho bocabajo. De esta manera, el bizcocho no se desinflará y mantendrá su volumen.

Para desmoldar el bizcocho, pasamos una espátula por los bordes del molde con cuidado. Separaremos la base del molde del bizcocho ayudándonos también de la espátula. El hecho de que no utilicemos ningún tipo de grasa para evitar que el molde se pegue hace que la apariencia del bizcocho no sea del todo perfecta, como la de la foto.

Ahora que ya tenemos nuestro Angel Food listo, vamos con la cobertura. Aunque se puede servir directamente sin nada, con un poquito de mermelada, con fruta fresca o con un poco de azúcar glas espolvoreado por encima, nosotros hemos decidido acompañarlo de chocolate, que tan bien combina con el toque cítrico que le hemos dado al bizcocho.

Ingredientes cobertura:

  • 200 gr de gotas de chocolate
  • 200 ml de nata para montar
  • 2 cucharadas de almendras troceadas

Preparación cobertura:

1. En un cazo, calentamos la nata a temperatura baja. Antes de que comience a hervir, añadimos el chocolate y removemos, con cuidado de que no se nos queme. Pasados un par de minutos retiramos del fuego y seguimos moviendo con una cuchara hasta que el chocolate quede totalmente derretido e integrado.

2. Dejamos enfriar un poquito y vertemos el chocolate sobre nuestro bizcocho. Espolvoreamos por encima las almendras troceadas y… ¡Listo para servir!

Una vez horneado, podemos conservar nuestro bizcocho a temperatura ambiente durante varios días e incluso, podemos congelarlo. También podemos colorear la masa con colorantes alimentarios en gel o sustituir una pequeña cantidad de harina por cacao en polvo para que nuestro Angel Food sea de chocolate.

Sin duda, una de las mejores recetas de bizcocho que he probado hasta ahora. ¡Os la recomiendo 100%!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.