Browse Author by La guinda Florinda
Recetas

Angel Food de galletas Lotus®

Hay ingredientes que los uses donde los uses sabes que van a dar un resultado perfecto. Y ese es el caso de las galletas Lotus®. Las probamos hace años a través de nuestra cuñada y desde entonces nos hemos vuelto un poco adictas a su sabor. Sin embargo, nunca las habíamos utilizado en ningún receta. Hasta ahora. Porque hemos preparado un angel food de galletas Lotus® que quita el ‘sentío’.

Nos ha costado mucho decidir qué preparar con estas galletas. Queríamos que fuese algo a la altura de las circunstancias y un esponjoso bizcocho de claras de huevo nos parecía la mejor opción. Pero este pastel de ángel tiene una sorpresa en su interior. Y es que los hemos rellenado con dulce crema de Lotus® para potenciar el sabor y aportar una textura cremosa.

Ingredientes:

  • 8 claras de huevo
  • 1 cucharadita de cremor tártaro
  • 80 gr de icing sugar
  • 70 gr de harina
  • 55 gr de galletas Lotus®
  • 4 cucharadas de crema de galletas Lotus®

Paso a paso:

1. En un bol, batimos las claras hasta que empiecen a formar espuma.

2. Añadimos el cremor tártaro y seguimos batiendo hasta obtener picos suaves.

3. Agregamos el icing sugar tamizado en dos tantas para asegurarnos una correcta mezcla. Tiene que quedar un merengue de picos consistentes.

4. Mientras se montan las claras, podemos ir machacando las galletas en un mortero para conseguir una consistencia arenosa. No es necesario que queden perfectamente trituradas.

5. Incorporamos la harina tamizada y mezclamos con una espátula, mediante movimientos envolventes. De esta forma evitaremos que se bajen las claras montadas.

6. Añadimos las galletas trituradas y seguimos mezclando con la espátula hasta conseguir que todos los ingredientes estén bien integrados.

7. Vertemos la mitad de la masa en un molde para angel food cake, procurando que quede bien distribuida.

8. Introducimos la crema de galletas en una manga pastelera en la que hemos colocado una boquilla grande redonda.

9. Distribuimos la crema sobre la masa. Para ello realizamos un círculo en el centro.

10. Terminamos rellenando el molde con el resto de la masa y alisamos la superficie con una espátula.

11. Horneamos a 175ºC durante unos 35 minutos.

12. Sacamos el molde del horno y lo dejamos enfriar boca abajo, dejando que se apoye sobre los salientes del molde. De esta forma, evitaremos que se nos baje y facilitaremos la entrada de aire durante el enfriado.

13. Cuando esté totalmente frío, desmoldamos el angel food (podéis ayudaros de una espátula de metal o cuchillo para separar el bizcocho del borde y la base del molde).

14. Si queréis darle un toque de decoración, podéis distribuir unos puntos de crema en la parte de arriba. Si utilizáis una boquilla grande de estrella os quedará un textura estriada muy bonita.

Os aseguramos que cuando probéis el primer bocado de este irresistible bizcocho os daréis cuenta de que un trozo no es suficiente. Es perfecto para compartir en cualquier merienda (sobre todo porque es muy fácil de preparar) con la familia o l@s amig@s. Y poder descubrir el contraste de la crema en el interior del angel food es un placer inigualable.

Consejos:

· Si no encontráis crema de Lotus®, podéis elaborar esta receta sin el relleno ni la decoración. El resultado también será espectacular.

· Recordad precalentar el horno a la temperatura óptima antes de introducir el molde.

· Lo que hace especial a un angel food es su esponjosidad. Por eso, os recomendamos conservarlo aislado del aire para mantener durante el máximo tiempo posible su característica textura.

Tutoriales

Dominó de galleta

Un recuerdo que guardamos con especial cariño es el de las tardes de verano jugando al dominó. Puede que este juego esté asociado a viejecitos sentados alrededor de una mesa, pero para nosotras es mucho más. Es un juego al que nos enseñó a jugar nuestro padre, por eso nos ha parecido una idea genial elaborar un juego de dominó de galleta.

Siempre nos han gustado mucho los juegos de mesa y hemos pasado muy buenos ratos en familia gracias a ellos. Hace unas semanas compartíamos con vosotr@s un tutorial para elaborar el juego de la Oca y el Parchís con galleta y papel de azúcar (podéis recordarlo pinchando aquí). Pues bien, como se acerca el día del Padre, hemos pensado que es el mejor momento para compartir con vosotr@s este paso a paso para conseguir un dulce dominó de galleta.

Ingredientes y materiales:

Paso a paso:

1. Estiramos la masa de galletas. Para ello colocamos una bola de masa entre dos trozos de papel vegetal. Apretamos con firmeza la bola con la mano para aplastarla un poco y seguidamente la extendemos con ayuda del rodillo. Gracias a los anillos niveladores nuestra masa quedará con el mismo grosor por todas partes.

2. Cortamos 10 rectángulos utilizando el cortador. En nuestro caso, hemos obtenido fichas de unos 6 cm de alto x 2,7 cm de ancho.

3. Dividimos con el cuchillo cada galleta rectangular en tres partes iguales (podéis ayudaros de un metro o una regla para calcular el tamaño justo). El lado del rectángulo que utilizamos para realizar los cortes es el más largo.

4. Colocamos las 30 fichas de galletas en una bandeja para horno y horneamos a 180ºC durante unos 8-10 minutos (para el dominó sólo necesitamos 28 fichas, sin embargo, es siempre recomendable elaborar un par más por si ocurre algún imprevisto).

5. Sacamos las galletas del horno y las dejamos templar en la bandeja un par de minutos antes de pasarlas a una rejilla para que se enfríen por completo.

6. Preparamos la glasa. En nuestro caso, tan sólo hemos batido, en un bol, el preparado con el agua durante unos 5-7 minutos.

7. Separamos 1/3 de la glasa y le añadimos agua hasta obtener una consistencia de relleno.

8. Agregamos unas gotas de colorante en gel negro.

9. Vertemos la glasa negra en un trozo de papel transparente y lo enrollamos como un caramelo. Reservamos.

10. Añadimos agua al resto de la glasa para darle también consistencia de relleno. Añadimos un poco de colorante en gel blanco. Guardamos la glasa el papel transparente como hicimos con la glasa negra.

11. Introducimos la glasa blanca en una manga en la que hemos colocado un adaptador de boquilla, procurando abrir bien el papel transparente para que puede salir la glasa. Colocamos la boquilla y cerramos el adaptador con la rosca. Hacemos lo mismo con la glasa negra.

12. Distribuimos la glasa blanca por la superficie de un par de galletas.

13. Antes de que se seque la glasa blanca dibujamos con la glasa negra una línea en el centro de la ficha y los puntos pertinentes según la ficha en cuestión. Volvemos a repetir el proceso con otro par de galletas y así sucesivamente.

Es divertido poder comerse el juego una vez hayamos ganado (o perdido). Os aseguramos que el entretenimiento está garantizado y, por supuesto, también la merienda. Y si se lo regaláis a vuestros padres, les alegraréis y endulzaréis el día a partes iguales.

Consejos:

· Si no disponéis de un rectángulo que os ayude a cortar las fichas, podéis cortarlas utilizando un regla y un cuchillo afilado.

· Nosotras siempre que tenemos que elaborar glasa utilizamos el preparado para Royal Icing. Sin embargo, si lo deseáis, podéis elaborar la glasa con cualquier otro método que os guste más a vosotr@s.

· Recordad que el horno tiene que estar a la temperatura adecuada cuando metáis la bandeja con las galletas. El tiempo de cocción de las galletas dependerá del grosor que le hayamos dado a la masa, tenedlo en cuenta.

· Aunque os parezca que la glasa ya tenga un color blanco, añadirle un poco de colorante blanco dará un resultado inmejorable.

· Podéis utilizar un punzón para distribuir mejor la glasa y quitar las pequeñas burbujas de aire que se hayan podido formar.

· Os dejamos una foto de todas las fichas que tenéis que preparar para completar vuestro juego de dominó.

· En lugar de glasa negra, podéis utilizar un rotulador de tinta comestible de color negro.

· Podéis dividir las fichas aleatoriamente en varias bolsitas celofán y repartirlas entre las personas que vayáis a jugar al dominó. Así sorprenderéis a vuestr@s invitad@s con un regalo muy particular.

Recetas

Vasitos de galleta Guinness® con crema de fresa

Para el día de San Patricio de este año hemos querido preparar algo delicioso pero también divertido. Dándole vueltas se nos ocurrió preparar unos vasitos de galleta Guinness® rellenos con crema de mascarpone y fresas. Puede que no parezca una combinación muy original, pero lo que realmente hace especial a estos vasitos es la composición final. Con una presentación original, hemos conseguidos traer un pedacito de la mitología irlandesa a nuestra cocina.

Y no nos hemos complicado demasiado, ya que nos han bastado un puñado de Lacasitos® y unos toppers diseñados especialmente para la ocasión para obtener unas dulces marmitas con las que festejar el día de Irlanda. Y por supuesto, la combinación de cerveza Guiness®, cacao y fresas es espectacular y perfecta para un día tan especial.

Ingredientes galleta (para unas 12 unidades):

  • 115 gr de mantequilla reblandecida
  • 200 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 huevo
  • 110 ml de cerveza Guinness®
  • 350 gr de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 60 gr de cacao en polvo

Paso a paso galleta:

1. En un bol, batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una pasta.

2. Añadimos la vainilla, el huevo y la cerveza y batimos un par de minutos.

3. Incorporamos la harina, la levadura, la sal y el cacao. Mezclamos hasta obtener una masa homogénea.

4. Colocamos la masa en papel transparente y lo introducimos en la nevera. Dejamos endurecer al menos un par de horas antes de continuar.

5. Cuando la masa haya cogido consistencia, la sacamos de la nevera y la dividimos en bolas de unos 50 gr cada una.

6. Rociamos spray antiadherente en los huecos del molde, así como en los conos de presión.

7. Introducimos las bolas de masa en los huecos del molde y presionamos con los conos hasta que la masa asome por los bordes. Procurad que el cono esté lo más centrado posible para que la masa se distribuya correctamente y obtengamos unos vasitos de galletas bonitos.

8. Con un cuchillo cortamos el exceso de masa justo al ras del molde. Si no retirásemos la masa sobrante se nos desbordarían los vasitos ya que la masa subirá en el horno.

9. Horneamos los vasitos de galleta a 180ºC durante unos 15 minutos.

10. Sacamos el molde del horno y dejamos que se enfríe totalmente antes de desmoldar. Para facilitar el desmoldado, basta que giréis suavemente con la mano. Reservamos los vasitos al aire para que se endurezcan un poco antes de introducirles la crema.

Ingredientes crema:

  • 150 gr de nata 35% M.G.
  • 250 gr de queso mascarpone
  • 50 gr de icing sugar tamizado
  • 300 gr de fresas limpias (sin rabo)

Paso a paso crema:

1. Cortamos las fresas en trozos muy pequeños y reservamos.

2. En un bol, batimos la nata hasta que comience a montarse.

3. Añadimos el queso y el icing sugar y batimos hasta obtener una crema homogénea.

4. Incorporamos las fresas y, con ayuda de una espátula, mezclamos bien hasta que estén bien integradas.

5. Rellenamos los vasitos con la crema.

Montaje:

1. Colocamos varios Lacasitos® Gold coronando la crema para imitar las monedas.

2. Introducimos un topper con forma de arcoiris en cada vasito.

¿A qué son adorablemente graciosos? Cuando se nos ocurrió la idea de estos vasitos nos pareció lo más divertido, y ahora que los vemos terminados nos encantan. Además son bastante más fáciles de preparar de lo que pueda parecer a simple vista. Las fresas y el chocolate siempre se han llevado muy bien, así que cuando añadimos cerveza negra la combinación se vuelve explosiva. Y el toque de los Lacasitos® es definitivamente perfecto.

Consejos:

· Dependiendo del cacao en polvo que utilicéis es bueno que lo tamicéis antes de añadirlo a la mezcla para evitar grumos indeseados.

· La masa de galletas obtenida es blanda y algo pegajosa, no os preocupéis si no queda como otras masas de galletas más compactas.

· Por supuesto, para conseguir estos vasitos es imprescindible disponer de un molde para vasitos de galleta.

· Tened en cuenta que las fresas soltarán jugo con el paso del tiempo, por lo que la crema perderá consistencia pasadas unas horas.

· La crema tiende a reblandecer el vasito de galleta por lo que es recomendable consumirlos lo antes posible una vez elaborados. Si vais a tardar un poco en consumirlos, siempre podéis guardarlos en la nevera (mejor en un recipiente cerrado para evitar el exceso de humedad).

· Los toppers arcoiris los podéis encontrar en nuestra tienda online.

De utilidad

Herramientas de repostería: boquillas

Si existe una herramienta ampliamente utilizada en repostería, esa es la boquilla. Ya sea para glasear, rellenar o decorar, una buena elección de boquilla nos facilita el trabajo y nos permite unos resultados inmejorables. Y dado la importancia de las boquillas en el mundo de la repostería, hoy queremos compartir con vosotr@s nuestros conocimientos y experiencias con este versátil utensilio.

Lo primero que tenemos que saber de las boquillas es que podemos encontrarlas en dos tipos de material: plástico y metal. Las diferencias principales entre ambos tipos de boquillas son la durabilidad y la precisión. Las boquillas de metal resisten mejor los continuos lavados a las que se las pueda someter por lo que aguantarán más tiempo sin estropearse que las boquillas de plástico. Además, debido a la dureza de las boquillas de metal es muy improbable que se deformen, lo que no se puede garantizar con las de plástico. Y gracias a que aguantan la presión ejercida y el paso del tiempo sin sufrir deformación, son más precisas a la hora de aplicar el glaseado. Por eso, nuestra recomendación es utilizar siempre boquillas de metal (ahorraremos dinero y nos evitaremos frustraciones).

Sin embargo, existe una excepción en el caso de las boquillas de plástico. Y es aquél en el que la boquilla forma parte de los conocidos biberones (o botellitas). Estos pequeños botes están pensados para utilizar en la decoración de galletas o para trabajar con chocolate. En el caso de las galletas, basta con rellenar el biberón con el glaseado y distribuirlo por la superficie de forma limpia y rápida. Cuando utilizamos los biberones con chocolate, tienen la ventaja de que, al ser de plástico, pueden introducirse en el microondas para derretir el chocolate. Después tan sólo tenemos que rellenar los huecos de los moldes para hacer bombones o decorar nuestros postres. Es una forma limpia de trabajar con chocolate y conservarlo sin que se estropee.

Pero las boquillas que realmente nos dan juego en repostería son las de metal con sus diferentes formas y aplicaciones. Y es que dentro de este tipo de boquillas, la variedad es asombrosa. Aunque las más conocidas son las redondas y las de estrella. Las boquillas redondas son aquellas que nos permiten aplicar líneas, y dependiendo del diámetro de la boca de la boquilla, podremos obtener líneas más o menos gruesas. Por lo tanto podremos utilizarlas tanto para elaborar finos detalles en nuestras galletas como para aplicar grandes perlas de crema en una tarta. También son las utilizadas cuando queremos decorar nuestros postres con palabras o números.

Con respecto a las boquillas de estrella, podemos encontrar dos variedades: abiertas y cerradas. El dibujo estriado conseguido será diferente dependiendo del tipo de boquilla utilizada. Aunque también dependerá de la cantidad de puntas que tenga la boquilla.

La boquilla más conocida dentro de este tipo es la boquilla de estrella abierta. Es la que se utiliza generalmente para decorar los cupcakes con la famosa espiral de crema y la que se usa para elaborar rosas de crema. En general, las boquillas de estrellas son utilizadas gracias a su versatilidad. Incluso con una misma boquilla, cambiando el movimiento de la mano, podemos conseguir multitud de figuras diferentes para decorar nuestras tartas.

Un tercer tipo son las boquillas de pétalo, con las cuales podemos elaborar pétalos individuales para formar flores. Es cierto que requieren un poco de experiencia en el uso de la manga para conseguir buenos resultados, pero no es una tarea imposible. Dependiendo de la forma de la boquilla podemos preparar diferentes tipos de flores con las que decorar, por ejemplo, tartas de boda.

Aunque para conseguir ciertas flores también se pueden usar boquillas de hoja para obtener pétalos puntiagudos. Por supuesto, estas boquillas están pensadas para elaborar hojas, como su nombre indica, aunque una boquilla no tiene que utilizarse sólo para conseguir un tipo de figura concreta.

Y ya que estamos hablando de flores, a continuación queremos enseñaros unas boquillas que se hicieron famosas hace un par de años. Se trata de las conocidas boquillas rusas. No se trata de otra cosa que de una boquilla que de una sola vez nos permite obtener pequeñas flores de diferentes tipos (desde rosas hasta tulipanes). Estas boquillas facilitan realmente el trabajo de decoración permitiendo conseguir resultados espectaculares con poco tiempo y esfuerzo.

Como podéis comprobar existen multitud de boquillas, con diversas formas y tamaños, para ayudarnos en la decoración de nuestros postres. Por ejemplo, una boquilla muy útil que os facilitará realmente el trabajo es la boquilla de hierba. Con ella, a parte de conseguir un efecto de hierba, también podréis obtener un efecto de pelo.

Otra boquilla muy utilizada es la boquilla de cesta. Gracias a la forma estriada de esta boquilla, basta con seguir un sencillo patrón para conseguir un glaseado que recuerda a una cesta de mimbre. Pero lo bueno de esta boquilla es que podéis darle otro uso muy práctico. Y es que, utilizando la parte lisa de la boquilla, podéis distribuir la crema sobre un bizcocho para crear una capa uniforme (sobre todo si utilizáis la boquilla de tamaño grande).

Y la última boquilla de la que os queremos hablar no se utiliza para decorar, ya que es una boquilla de relleno. Gracias a su diseño, podemos utilizarla para rellenar eclairs, profiteroles, donuts o cualquier postre que se nos ocurra. Siempre os vendrá bien tener una por casa.

Y por último, no podíamos terminar sin comentaros nada sobre los adaptadores para boquilla. Para nosotras fue un gran descubrimiento y ahora acompañan siempre a nuestras boquillas. Podéis encontrar adaptadores tanto para boquillas de tamaño estándar como para boquillas grandes. Al utilizar estos adaptadores, podéis conseguir diferentes diseños sin sacar la crema de la manga, ya que sólo hay que ir cambiando la boquilla. Además, con los adaptadores, las boquillas se quedan más sujetas y evitamos que se desplacen por la boca de la manga.

Como podéis comprobar, el mundo de las boquillas puede dar mucho de sí. Si sabemos utilizarlas podemos sacarles mucho partido. Facilitan el trabajo de decoración y nos permiten obtener resultados espectaculares sin tener que recurrir a técnicas complicadas. Hemos querido mostraros aquellas más utilizadas, así como aquellas a las que podréis sacarles más partido, pero encontraréis muchos otros modelos si necesitáis algo más específico (como boquillas para volantes). Nosotras estamos constantemente experimentando con boquillas nuevas y usos no habituales para las que ya tenemos.