Recetas

Barritas de avena y fresas

A nosotras nos encantan las fresas, así que aprovechamos la temporada propicia de esta roja fruta para realizar multitud de dulces con los que ponernos moradas. Este fin de semana teníamos antojo de algo crujiente, así que se nos ocurrió preparar unas barritas de avena y fresas cubiertas con chocolate blanco.

Son realmente fáciles de elaborar y el resultado es delicioso. La combinación de texturas y esa mezcla de sabores casi perfecta entre la fresa y el chocolate blanco. Nos ponemos a salivar nada más que de pensar en ellas 😉 Podéis prepararlas y conservarlas en un bote de cristal, para satisfacer esa gula de media mañana o para merendar.

Ingredientes (para unas 15 unidades):

  • 120 gr de copos de avena
  • 120 gr de harina integral
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 1/4 cucharadita de jengibre molido
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 135 gr de mantequilla derretida
  • 300 gr de fresas troceadas
  • 1 cucharadita de harina de maíz
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 85 gr de gotas de chocolate blanco

Paso a paso:

1. En un bol, mezclamos los copos de avena, la harina, el azúcar, el jengibre y la sal.

2. Vertemos la mantequilla derretida y removemos hasta obtener una masa compacta. Retiramos 150 gramos del crumble y reservamos.

3. Forramos un molde cuadrado de 20 cm con papel vegetal, dejando sobrante por los lados.

4. Esparcimos la masa de avena por la base, procurando que quede distribuida uniformemente.

5. Incorporamos la mitad de las fresas, formando una capa.

6. Espolvoreamos la harina de maíz y una cucharadita de azúcar.

7. Añadimos la otra mitad de las fresas y la otra cucharadita de azúcar.

8. Distribuimos el crumble que teníamos reservado sobre las fresas.

9. Horneamos a 190ºC durante 45-50 minutos.

10. Extraemos el molde del horno y lo dejamos enfriar por completo antes de desmoldar. Os resultará más sencillo desmoldar el crumble de fresas si tiráis del sobrante de papel vegetal hacia arriba.

11. Derretimos las gotas de chocolate y lo vertemos sobre el crumble. Podemos introducir el chocolate derretido en una manga pastelera para facilitarnos el trabajo.

12. Antes de que el chocolate se endurezca por completo, cortamos las barritas con un cuchillo.

Todo lo que esté elaborado con crumble nos vuelve locas pero, si además, le añadimos fresas y chocolate blanco ya es un estado de nirvana el que alcanzamos al saborear estar barritas como no conseguimos con otros muchos dulces. Os las recomendamos 100%.

Consejos:

· Os recomendamos cortar las fresas en trocitos pequeños para que se distribuyan mejor.

· Al sacar el molde del horno, la mezcla aún estará algo blanda, pero se irá endureciendo conforme se enfríe. Por supuesto, no llegan a endurecerse por completo, siendo aptas para cualquier mandíbula sensible 😉

· Nuestra recomendación es que dejéis la barritas al aire, sobre una rejilla durante toda una noche. De esta forma, los sabores se asientan y se vuelven totalmente deliciosas.

· Como siempre os decimos, podéis probar diferentes combinaciones y cambiar las fresas por otro tipo de fruta y el chocolate blanco por glaseado de vainilla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.