Recetas

Berlinas clásicas

Hace un tiempo, compartíamos con tod@s vosotr@s una receta de berlinas de Guinness® con glaseado de Baileys® que estaban para chuparse los dedos. Hoy, después de un fin de semana de lluvia que nos ha tenido encerradas en casa, os presentamos la receta de berlinas clásicas, para l@s amantes de las cosas sencillas.

Se trata de una receta nada complicada, con un resultado muy agradecido. Además, el sabor suave de las berlinas (o también llamadas rosquillas) puede acompañarse con glaseados de todo tipo, desde un poco de azúcar y canela hasta un buen baño de chocolate derretido.

Ingredientes (para unas 15 unidades):

  • 10 gr de levadura seca de panadería (o 25 gr de levadura fresca)
  • 40 gr de agua templada (no más de 45ºC)
  • 200 gr de leche entera (a unos 37ºC)
  • 1 huevo
  • 1 yema de huevo
  • 100 gr de azúcar blanquilla
  • Una pizca de sal
  • 55 gr de mantequilla (de consistencia pomada)
  • 550 gr de harina de fuerza

Paso a paso:

1. En un bol, colocamos el agua y la levadura y dejamos reposar unos 5 minutos. Removemos ligeramente antes de añadir el resto de los ingredientes.

2. Incorporamos la leche, el huevo, la yema, el azúcar, la sal y la mantequilla. Mezclamos con suavidad hasta que la mantequilla esté disuelta.

3. Agregamos la harina y amasamos con las manos (o con un robot de cocina) hasta que los ingredientes estén bien integrados.

4. Colocamos la masa, que estará algo pegajosa, sobre una superficie enharinada. Amasamos un poco más para añadir algo de harina de la mesa a la masa y que deje de pegarse a las manos.

5. Metemos la masa, en forma de bola, en un bol untado ligeramente con aceite y dejamos que doble su volumen, tapando el bol con un paño (aproximadamente 2 horas).

6. Cuando la masa haya duplicado su volumen, la extendemos sobre una superficie enharinada. Para ello, colocamos la bola de masa en la mesa y la aplastamos ligeramente con los puños. Después, tan sólo tenemos que estirarla con ayuda de un rodillo hasta conseguir un grosor de 1,5 cm aproximadamente.

7. Con ayuda de un cortador o un emplatador redondo cortamos el círculo exterior de las berlinas. Para el círculo interior nosotras hemos utilizado la parte más ancha de una boquilla grande.

8. Una vez tengamos las berlinas cortadas, las colocamos sobre una bandeja forrada con papel vegetal y las dejamos reposar durante 1 hora aproximadamente (hasta que doblen de nuevo su volumen). Recordad cubrirlas con un trapo.

9. Calentamos una sartén con abundante aceite (a 180ºC aproximadamente) y freímos las berlinas un par de minutos por cada lado.

10. Colocamos las berlinas sobre papel de cocina, para escurrir el exceso de aceite y las pasamos a una rejilla para que se enfríen por completo.

11. Vertemos sobre las berlinas un poco de glaseado* y dejamos que caiga un poco por los lados.

*En un cuenco, mezclamos bien 3 cucharadas de agua con 300 gr de icing sugar tamizado.

Consejos:

· El agua y la leche no deben estar ni muy calientes ni muy frías, por eso os recomendamos utilizar un termómetro para medir la temperatura.

· No es bueno añadir demasiada harina a la masa, por lo que no debemos espolvorear demasiada sobre la mesa cuando estemos trabajando.

· Para un resultado óptimo, os recomendamos que dejéis leudar la masa en un sitio cálido, sin corrientes de aire. Así mismo, el tiempo necesario para que doble su volumen, dependerá de la temperatura ambiente y la humedad (más calor en el ambiente y menos humedad, menos tiempo de reposo).

· Las berlinas deben estar en la sartén el tiempo suficiente para que se hagan bien por dentro pero sin coger un color demasiado tostado por fuera.

· Podemos añadir al glaseado algún aroma, como por ejemplo saborizante de vainilla, tan sólo debemos tener en cuenta que al ser líquido, puede cambiarnos ligeramente la consistencia del glaseado, volviéndolo más acuoso. Para evitar que se quede demasiado líquido, podemos sustituir la parte de agua que corresponde a la cantidad que incorporemos de aroma.

· Tened en cuenta que este tipo de dulces están perfectos recién elaborados, y que, pasados un par de días, empiezan a ponerse duros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.