Recetas

Bizcocho de membrillo y nueces

Nuestros padres tienen unos amigos que todos los años les regalan carne de membrillo casera (o comúnmente denominado dulce de membrillo). A nosotras nos encanta con queso fresco, pero hemos querido probar a utilizarlo como ingrediente en repostería. Y no se nos ocurría nada más apetecible que un bizcocho de dulce de membrillo y nueces.

Y dado que el dulce de membrillo utilizado es casero, también hemos utilizado miel artesanal y le hemos dado un toque rústico utilizando leche de oveja. Tres ingredientes que hacen de este bizcocho una explosión de sabores que nos recuerdan a otros tiempos en los que todo era más sencillo y personal.

Ingredientes:

  • 100 gr de mantequilla derretida
  • 220 gr de miel
  • 2 huevos
  • 120 ml de leche de oveja COVAP
  • 320 gr de harina
  • 2 1/2 cucharaditas de levadura
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de jengibre
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 150 gr de dulce de membrillo
  • 50 gr de nueces picadas
  • nueces picadas (para decorar)
  • azúcar moreno y agua (para decorar)

Paso a paso:

1. En un bol, mezclamos la mantequilla con la miel hasta que estén bien combinadas. Si la mantequilla está templada os resultará más sencillo unirla con la miel.

2. Añadimos los huevos y mezclamos.

3. Vertemos la leche y removemos bien.

4. Tamizamos la harina junto la levadura e las incorporamos a la mezcla, batiendo lo justo para que se integren correctamente.

5. Agregamos las tres especias y volvemos a mezclar.

6. Incorporamos el dulce de membrillo y mezclamos con ayuda de una espátula.

7. Finalmente, añadimos las nueces picadas y las distribuimos por la masa con la espátula.

8. Engrasamos un molde rectangular alargado con spray antiadherente y vertemos la masa en él, procurando que quede bien distribuida.

9. Espolvoreamos las nueces y el azúcar moreno para obtener una capa crujiente en nuestro bizcocho.

10. Horneamos a 180ºC durante 50 minutos.

11. Sacamos el molde del horno (siempre y cuando el bizcocho haya pasado la prueba del palillo) y lo dejamos templar antes de desmoldarlo con delicadeza.

12. Dejamos enfriar el bizcocho sobre una rejilla.

Un bizcocho con el toque dulce perfecto, esponjoso pero crujiente al mismo tiempo. Ideal para acompañar nuestros desayunos y meriendas. La mejor forma de aprovechar la fruta de temporada y de elaborar un bizcocho sencillo pero realmente delicioso. Os animamos a probarlo en casa.

Consejos:

· Dependiendo del dulce de membrillo que utilicéis, vuestro bizcocho saldrá más o menos dulce. Tan sólo tendréis que ajustar la cantidad de miel o incluso añadir algo de azúcar moreno a vuestra receta. Además, dependiendo de la consistencia del mismo, lo mismo tenéis que machacarlo un poco con un tenedor antes de incorporarlo a la masa.

· Por supuesto, podéis cambiar la leche de oveja por leche de vaca.

· Recordad encender el horno antes de introducir el molde con la masa para que alcance la temperatura óptima antes de hornear.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.