Recetas

Brioche con chips de caramelo

El brioche es un tipo de pan dulce que puede combinarse con chocolate, fruta, crema pastelera,… Al igual que ocurre con el resto de recetas de pan, el brioche necesita fermentar para que la levadura haga su efecto y duplicar así su volumen, pero no es una masa difícil de trabajar o pegajosa.

Debido a su sabor y textura, es perfecto para desayunar, merendar o simplemente matar el gusanillo. Se puede tomar sólo, acompañado de alguna salsa o fruta, se puede tostar cual rebanada de pan de molde,… Como veis, es un pan muy versátil del que nosotras nos declaramos muy fans.

Ingredientes:

  • 250 gr de harina de fuerza
  • Una pizca de sal
  • 100 gr de mantequilla en cubitos
  • 3 cucharadas de azúcar moreno extrafino
  • 7 gr de levadura seca de panadería
  • 3 huevos
  • 2 cucharadas de caramelo crispy
  • 1 yema de huevo

Paso a paso:

1. Colocamos la harina, la sal y la mantequilla en un bol y amasamos con los dedos hasta que los ingredientes se mezclen, consiguiendo una textura de migas. Os será más fácil trabajar, si la mantequilla está algo fría.

2. Agregamos el azúcar moreno y la levadura y mezclamos bien.

3. Añadimos los huevos y amasamos durante unos minutos hasta obtener una masa blanda y elástica.

4. Cubrimos el bol con papel transparente y refrigeramos durante 20 minutos.

5. Sacamos la masa de la nevera y la colocamos sobre una superficie enharinada.

6. Amasamos durante unos 5 minutos e incorporamos el caramelo crispy. Volvemos a amasar hasta que el caramelo esté bien distribuido. Debe quedarnos una masa suave y esponjosa, no pegajosa, en la que sean visibles los trocitos de caramelo.

7.  Engrasamos un molde para pan, de tamaño mediano, con spray antiadherente e introducimos la masa en él, ajustándola un poco y procurando que quede la superficie lisa hacia arriba.

8. Cubrimos el molde con papel transparente y dejamos que la masa fermente en un lugar cálido al menos dos horas, o hasta que doble su volumen.

9. Batimos la yema de huevo y pintamos, con ayuda de un pincel de silicona, la superficie del brioche.

10. Horneamos el brioche a 190ºC durante 18-20 minutos. Tiene que quedarnos la superficie dorada y el brioche bien cocido.

11. Sacamos el molde del horno y dejamos templar unos 10 minutos.

12. Desmoldamos el brioche con delicadeza y dejamos que se enfríe por completo sobre una rejilla.

El brioche posee un olor tan característico y agradable que os animará a prepararlo más de una vez, nada más que para que llene vuestra casa con su aroma. Además, cuando lo probéis os daréis cuenta de que es una sabor que tendréis que degustar una y otra vez.

Consejos:

· En la receta os indicamos que utilicéis azúcar moreno extrafino y no es difícil de encontrar. La marca Azucarera ha sacado una nueva línea de azúcar moreno de grano muy fino que es ideal para este tipo de preparaciones.

· Si sois amantes del chocolate, podéis sustituir el caramelo crispy por gotas de chocolate. Tan sólo tenéis que utilizar un chocolate de buena calidad.

· Siempre os decimos que dejéis fermentar las preparaciones un tiempo determinado o hasta que doble su volumen, sin embargo, tampoco debéis abusar del tiempo de levado. En este caso, os recomendamos que, por tamaño, dejéis reposar la masa 2 horas. Pero si la temperatura ambiente es alta, puede que doble antes de tiempo su volumen. Eso significa que ya está listo para hornear y no tendremos que esperar las 2 horas. En el caso de que pasadas dos horas aún no ha doblado su volumen (tal vez porque hace mucho frío), podemos dejarlo una media hora más para que la levadura haga su efecto. Sin embargo, si lo dejásemos fermentar demasiado tiempo, tras el horneado nos quedaría un pan duro.

· Como siempre, no olvidéis precalentar el horno (en este caso a 190ºC) antes de introducir el molde con la masa del brioche.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.