Recetas

Galletas de avena y arándanos

Elaborar cookies es de lo más fácil y gratificante. Con unos cuantos ingredientes y un poco de tiempo podemos preparar en casa unas deliciosas galletas con las que animar y endulzar cualquier desayuno o merienda. Pero además, estas galletas de avena y arándanos con chips de chocolate blanco tienen un sabor tan único que será difícil de superar.

A nosotras las cookies nos vuelven locas, y si además están hechas de avena, entonces ya son nuestra perdición. Las tenemos que poner en un lugar poco accesible para no devorarlas cada vez que pasamos por la cocina 😉 Como podéis imaginar, el tarro de las galletas no dura mucho tiempo lleno cuando son estas cookies las que están dentro.

Ingredientes:

  • 150 gr de mantequilla reblandecida
  • 120 gr de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 170 gr de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 120 gr de copos de avena
  • 150 gr de arándanos deshidratados
  • 50 gr de gotas de chocolate blanco

Paso a paso:

1. En un bol, batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una pasta.

2. Añadimos los huevos, uno a uno.

3. Incorporamos la harina, el bicarbonato y la sal. Batimos ligeramente.

4. Agregamos los copos de avena y amasamos.

5. Añadimos los arándanos y las gotas de chocolate. Terminamos de amasar hasta obtener una masa bien integrada.

6. Forramos una bandeja de horno con papel vegetal.

7. Hacemos bolas de masa y las distribuimos por la bandeja, dejando unos 6-8 cm entre ellas.

8. Aplastamos ligeramente ligeramente las bolas de masa.

9. Horneamos a 180ºC durante unos 10-12 minutos, hasta que hayan cogido un color tostado.

10. Sacamos las galletas del horno y las dejamos templar en la bandeja un par de minutos.

11. Pasamos las galletas a una rejilla para que se enfríen completamente.

Se conservan en perfecto estado durante días, dentro de un bote de cristal por ejemplo. Y son ideales para matar el gusanillo a cualquier hora o en cualquier lugar (nosotras siempre llevamos un par de cookies en el bolso…). La combinación de sabores entre la fruta y el chocolate convierten a estas galletas en una delicia con un juego de texturas insuperable.

Consejos:

· Las cookies deben salir del horno aún un poco blandas e ir endureciéndose durante el tiempo de enfriado.

· Podéis probar combinaciones diferentes; por ejemplo, cambiar el chocolate blanco por chocolate negro o los arándanos por grosellas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.