Recetas

Galletas de mantequilla

Aunque podemos encontrar cientos de recetas de las típicas galletas de mantequilla en Internet o en diversos libros de cocina, es difícil encontrar una que realmente nos guste y que cumpla con todos los requisitos de la galleta perfecta: que tenga buen sabor, que sea crujiente, que sea fácil de elaborar, que no pierda su forma al hornearla, que quede lisa la superficie para luego poder decorar,…

Por eso, aquí os presentamos una receta para galletas muy ricas, fáciles de preparar y 100% caseras, que hemos adaptado de Caroline Bretherton.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. Echamos la mantequilla y el icing sugar en un bol y batimos con una batidora de varillas hasta que se integren. Es fundamental que tanto la mantequilla como el huevo estén a temperatura ambiente.

2. Añadimos el extracto de vainilla y la yema de huevo. Seguimos batiendo.

3. Tamizamos la harina y la echamos cucharada a cucharada para que se vaya integrando más fácilmente. Podemos añadir una pizca de sal para resaltar el sabor de los demás ingredientes. Amasamos con las manos hasta formar una bola.

4. Si vamos a teñir la masa de galletas, este es el momento. Simplemente tenemos que incorporar a la masa colorante en gel y amasar hasta conseguir un color homogéneo.

5. Hacemos una bola con la masa y la envolvemos en papel transparente. Refrigeramos durante al menos 30 minutos.

6. Sacamos la masa de la nevera y la extendemos sobre papel vegetal. Lo ideal es poner una lámina de papel también encima de la masa, para poder alisar la superficie sin que se nos pegue el rodillo.

7. Una vez que tengamos nuestra masa estirada, la ponemos sobre una bandeja y la dejamos enfriar en el frigorífico durante 1 hora. Lo que buscamos es que la masa se endurezca un poco, de modo que nos resulte más fácil cortarla sin que se nos desforme o se nos quede pegada al papel.

8. Precalentamos el horno a 180ºC. Sacamos la masa de la nevera y la cortamos con el cortador que hayamos escogido. En este caso, nosotras hemos utilizado unos sellos de silicona con mensajes muy chulos.

9. Vamos poniendo nuestras galletas en una bandeja forrada con papel vegetal y horneamos durante unos 10-12 minutos.

10. Justo cuando los bordes comienzan a dorarse, las sacamos del horno y las colocamos sobre una rejilla. Las dejamos enfriar por completo.

Y ya tenemos nuestras galletas listas para ser devoradas. Si queréis conservarlas, podéis guardarlas en una lata o un tarro de cristal bien cerrado.

Consejos:

· Si utilizamos anillos guía en el rodillo para extender la masa, ésta nos quedará con un grosor uniforme, dando como resultado unas galletas perfectas.