Recetas

Pan de muerto

El uno de noviembre se celebra en México el Día de Muertos. Se trata de una tradición en la que se rinde homenaje a los familiares ya difuntos y es una de las celebraciones más conocidas del país de Centroamérica. Y como toda buena fiesta, viene acompañada de la mejor repostería, que en esta ocasión hemos querido replicar para compartirlo con vosotr@s.

Estamos seguras de que much@s de vosotr@s conocéis ya el famoso pan de muerto. Es un típico pan que se prepara para este conocido día y que merece la pena preparar. En cierta manera, por su sabor y textura, nos recuerda mucho a nuestro querido Roscón de Reyes. Además, no os mentimos si afirmamos que es una receta fácil de elaborar y más fácil aún de comer 😉

Ingredientes:

  • 250 gr de harina de fuerza
  • 65 gr de leche templada
  • 7 gr de harina seca de panadería
  • 1 huevo
  • 1 limón (ralladura)
  • 60 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de agua de azahar
  • una pizca de sal
  • 75 gr de mantequilla
  • huevo batido
  • mantequilla derretida y azúcar (opcional)

Paso a paso:

1. Diluimos la levadura en la leche y reservamos.

2. Colocamos la harina en un bol y realizamos un hueco en el centro para formar un volcán.

3. Vertemos la leche con la levadura en el centro de la harina.

4. Agregamos el huevo, la ralladura del limón, el azúcar, el agua de azahar y la sal. Amasamos.

5. Cuando obtengamos una masa uniforme, pero seca, dejamos de amasar.

6. Añadimos la mantequilla en tres veces. Una vez integrada la primera tanda de mantequilla dejamos reposar la masa unos 5 minutos. Igual al agregar la segunda tanda.

7. Una vez integrada toda la mantequilla, amasamos durante unos 20 minutos como mínimo hasta obtener una masa suave y elástica.

8. Colocamos la masa en forma de bola en un bol aceitado y tapamos con un paño de cocina.

9. Dejamos levar la masa unas horas, hasta que doble su volumen.

10. Extraemos la masa del bol y la amasamos para que suelte el gas acumulado.

11. Separamos un tercio de la masa, con la cual prepararemos la decoración para el pan.

12. Hacemos una bola con los dos tercios de masa que colocamos sobre una bandeja de horno que hemos forrado con papel de cocina.

13. Con el tercio de la masa elaboramos una bola del tamaño de una nuez y cuatro lágrimas.

14. Colocamos las lágrimas de masa, sobre la bola que tenemos en la bandeja, en forma de cruz.

15. Terminamos coronando el pan con la bolita de masa.

16. Dejamos reposar, sobre una bandeja de horno cubierta de papel vegetal, una hora aproximadamente para que aumente aún más de tamaño.

17. Pintamos la superficie de la masa con el huevo batido. Un pincel de silicona es muy útil en este caso.

18. Introducimos la masa en el horno y horneamos a 180ºC durante 20-22 minutos.

19. Cuando el pan esté bien dorado lo sacamos del horno y lo dejamos templar sobre la bandeja del horno.

20. Antes de que se enfríe del todo, podemos pintar el pan con mantequilla derretida y espolvorearle azúcar.

Es cierto que el toque final con azúcar es opcional, aunque es la versión más conocida de este pan. Podéis comerlo a trozos, tal cual, o bien untarlo con mermelada, crema de cacao o cualquier otro añadido que os guste. Preparando estos postres tradicionales de otros países en nuestras cocinas podemos viajar lo más lejos que queramos sin salir de casa.

Consejos:

· Nosotras hemos utilizado el gancho de nuestro robot de cocina para elaborar nuestra masa. Sin embargo, también podéis prepararla totalmente a mano.

· Recordad precalentar le horno a la temperatura óptima antes de introducir la masa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.