De utilidad

Papel comestible: Multitransfer (galletas)

Nuestro tercer experimento con el papel multitransfer lo hemos realizado sobre masa de galletas. Ya que este tipo de papel comestible reacciona con el calor, ¿por qué no probar la transferencia en galletas de vainilla?. Además, al igual que ocurría al utilizarlo con merengue e isomalt, el proceso es tan fácil que vosotr@s también querréis probar en casa.

A continuación os mostramos dos formas diferentes de transferir el diseño del papel multitransfer a la masa de galletas. En ambos casos necesitáis exactamente lo mismo: una lámina de multitransfer impresa con el diseño que queréis transferir a las galletas, masa de galletas y una bandeja para hornear.

Como nosotras queríamos mostraros dos maneras para utilizar el multitransfer, dividimos nuestra lámina en dos, cortándola por la mitad. En vuestro caso, una vez hayáis escogido la forma de uso que más os guste, no necesitareis cortarla. Simplemente la colocáis en el lugar oportuno y listo.

La primera de las maneras en la que utilizamos el multitransfer fue bajo la masa (en este caso tenéis que imprimir en efecto espejo). Es decir, colocamos la lámina sobre una bandeja de horno, forrada con papel vegetal o un tapete de silicona, y colocamos las galletas (ya cortadas con la forma deseada) encima. Como siempre, dejamos 1 cm aproximadamente entre cada una de las galletas.

La segunda forma en la que utilizamos el multitransfer fue sobre la masa. Para ello, colocamos las galletas cortadas sobre la bandeja forrada y con delicadeza situamos la lámina sobre ellas, ejerciendo una ligera presión para fijar el papel. Igualmente, recordad dejad espacio entre las galletas.

Una vez papel y masa de galletas están en contacto, horneamos con normalidad (180ºC unos 8-12 minutos) y dejamos templar un par de minutos las galletas en la bandeja, una vez estén correctamente horneadas. Cuando las galletas se hayan enfriado, procedemos a retirar el papel multitransfer. En el primer caso (con la lámina bajo las galletas), tan sólo tenemos que coger con cuidado las galletas por los bordes y tirar de ellas mientras sujetamos el papel para que no se levante también.

En el segundo caso (con la lámina sobre las galletas), retiraremos el plástico despacio y después cogeremos las galletas de la bandeja.

Existen ciertas diferencias entre utilizar una forma u otra, por lo que lo mejor es que la primera vez probéis ambas y decidáis por vosotr@s mism@s cuál os gusta más.

Uno de los problemas que tiene el primer método es que la lámina de multitransfer no permite que circule el aire bajo la masa de galletas, por lo que tiende a formarse burbujas en la base de las galletas que pueden desmerecer el dibujo transferido. En nuestro caso, al hornearlas con un tapete de silicona perforado, en el dibujo se han marcado los pequeños agujeritos del mismo.

El problema del segundo método es que, si no se ha pegado correctamente la lámina a la masa de galletas, el dibujo no se marcará. Además, si usáis horno de aire, el papel multitransfer podría levantarse y estropearlo todo.

No es nada difícil utilizar este tipo de papel comestible sobre galletas, como podéis comprobar. Sólo tenéis que animaos y probad 🙂

Esperamos que esta humilde guía os sirva para aclarar vuestras dudas. Si queréis saber algo más sobre este tema sólo tenéis que preguntar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.