Recetas

Polos de piña colada

El verano entró hace apenas unos días y, con él, queda oficialmente inaugurada la temporada de helados. Es cierto que nosotras llevamos un par de semanas disfrutando de este cremoso y refrescante manjar, pero hasta esta semana no nos hemos puesto manos a la obra con nuevas recetas que compartir con vosotr@s. Y como ya tenemos varias ideas en el blog para este típico postre veraniego hemos querido preparar unos nuevos realmente helados y con un «toque especial».

Concretamente, hemos elaborado unos achispados polos de piña colada con los que refrescarse y quitarse todas las penas. Son realmente fáciles de elaborar y no necesitan ingredientes que no podamos encontrar en cualquier supermercado. Por supuesto, no son aptos para menores ya que llevan ron entre sus ingredientes, y puede que, eso mismo, sea lo que los convierte en un placer para l@s adult@s.

Ingredientes (para 5 unidades):

  • 80 ml de leche de coco
  • 400 gr de piña
  • 115 ml de agua
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 80 ml de ron

Paso a paso:

1. Vertemos la leche de coco en un vaso de batidora.

2. Agregamos la piña en trozos.

3. Incorporamos el agua, el azúcar y el ron.

4. Una vez esté todo incorporado, batimos a velocidad media-alta durante unos 5-8 minutos o hasta que todo esté bien licuado.

5. Utilizamos un tamizador fino para colar la mezcla.

6. Vertemos el líquido colado en los moldes para helado.

7. Introducimos los moldes en el congelador hasta que los polos estén completamente endurecidos (aproximadamente unas 24 horas).

8. Desmoldamos los polos con cuidado y ya están listos para refrescarnos.

No mentíamos cuando asegurábamos que eran fáciles de elaborar ¿verdad? Imaginad una barbacoa, una cena junto a la piscina o simplemente una comida en casa con l@s amig@s refrescada por estos polos con sabor a unas de las bebidas alcohólicas más conocidas. Además, la forma de piña de estos polos es un plus que los hace no sólo deliciosos, sino también divertidos.

Consejos:

· Podéis utilizar piña natural o enlatada (siempre que no sea en almíbar). En el primer caso, tendréis que pelar la piña y cortarla en trozos para añadirla a la receta. En el segundo caso (el hemos usado nosotras), hay que escurrir bien los trozos de piña antes de incorporarlos a la receta para evitar el exceso de líquido.

· En esta receta hemos utilizado ron oscuro porque nos resulta más dulce que el claro, pero vosotr@s podéis utilizar el que más os guste o el que tengáis más a mano.

· La cantidad de polos resultantes dependerá del tamaño de vuestros moldes. Nosotras hemos utilizado unos moldes con forma de piña de un tamaño grande por lo que nos han salido pocas unidades (podéis encontrarlos en nuestra tienda online). Por supuesto, podéis utilizar cualquier tipo de molde apto para la congelación para elaborar estos polos.

· Para conservar los polos basta con introducirlos en un envase de plástico o cristal con tapa (para evitar la absorción de olores). Es importante que los separéis, unos de otros, con papel vegetal para evitar que se peguen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.