Recetas

Scones de lavanda

A pesar de que este mes nos estamos centrando más en recetas y tutoriales para Halloween, no queríamos dejar de lado el resto de la repostería (la del día a día). Por eso, compartimos hoy con vosotr@s esta receta de scones de lavanda que no sólo seducen a la vista, sino que también deleitan el sentido del olfato.

Un scone es un panecillo dulce y con forma redonda originario de Escocia, muy común en desayunos y meriendas. Nosotras hemos preparado una versión de la receta de Lily Vanilli que aparece en su libro Dulce Paladar aportando un toque aromático.

Su esponjosidad y delicado aroma a lavanda, hacen al scone perfecto para acompañar una taza de té, un café o un chocolate calentito. Una pequeña delicia que podréis untar con cualquier tipo de mermelada o crema dulce.

Ingredientes:

  • 480 gr de harina
  • 20 gr de levadura
  • Una pizca de sal
  • 30 gr de icing sugar
  • 170 gr de mantequilla fría cortada en dados
  • 1 huevo
  • 250 ml de leche
  • 2 cucharaditas de lavanda (y una tercera para decorar)
  • 1 yema de huevo
  • 25 ml de leche
  • 1 cucharada de azúcar moreno

Paso a paso:

1. Mezclamos la harina con la levadura, el azúcar y la sal en un cuenco. Añadimos la mantequilla fría y vamos deslizando los dados entre los dedos hasta formar una especie de migas. En unos cinco minutos deberíamos tener lista la mezcla. También podéis utilizar un robot de cocina con un gancho para amasar.

2. Batimos el huevo en los 250 ml de leche y lo incorporamos a la mezcla anterior, removiendo con ayuda de un tenedor.

3. Agregamos la lavanda y mezclamos bien con el tenedor. No os recomendamos utilizar las manos en este paso, ya que la masa estará pegajosa al tacto y podríais acabar con unos guantes dulces bastante molestos de limpiar.

4. Espolvoreamos una superficie de trabajo y nuestras manos con un poco de harina y colocamos la masa para darle forma de bola no pegajosa. Procurad no abusar de la harina.

5 . Envolvemos la bola de masa en papel transparente y lo refrigeramos durante al menos 1 hora.

6. Sacamos la masa de la nevera y la extendemos, con un grosor de unos 2,5-3 cm, sobre papel vegetal con ayuda de un rodillo grande.

7. Utilizando un cortador circular de alto especial, vamos cortador la masa y colocando los scones sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Dejaremos un par de centímetros entre los círculos de masa para que no se peguen durante el horneado.

8. Mezclamos la yema de huevo en los 25 ml de leche y pintamos la superficie de los scones.

9. Espolvoreamos los scones con azúcar moreno y lavanda y los horneamos durante unos 12 minutos a 200ºC.

10. Cuando estén dorados y cocidos, los sacamos del horno y los dejamos templar en la bandeja durante unos 10 minutos. Posteriormente los pasaremos a una rejilla para que se enfríen por completo.

No habrá quien se resista al sabor y aroma de estos redondeados panes aromatizados. Y el sutil sabor de la lavanda os acompañará incluso después de haberos acabado completamente vuestro scone. Y si los cortáis por la mitad y les untáis un poco de vuestra mermelada favorita, el resultado ya será insuperable…

Consejos:

· Podéis añadir a la masa frutos secos como nueces o cereales para aportar un sabor y una textura diferente a vuestros scones.

· Si no queréis ensuciar la mesa o no tenéis espacio para darle la forma de bola a la masa, podéis espolvorear la harina sobre la masa en el mismo bol en el que la hemos preparado y darle la forma ahí mismo.

· Recordad siempre precalentar el horno antes de introducir la bandeja con la masa.

One Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.