Recetas

Tarta crujiente de fresas

Que nos encantan las fresas es un hecho demostrado. Por eso, en cuanto empieza la temporada de fresas nos volvemos locas elaborando viejas y nuevas recetas con las que sacar el máximo partido a estas deliciosas frutas. El otro día ya utilizamos estas frutas para preparar el relleno de los vasitos de galleta Guinness® que preparamos para el día de San Patricio. Hoy os traemos una receta espectacular de tarta crujiente de fresas.

Este postre ha sido un dulce descubrimiento que no hemos dudado en compartir con vosotr@s. El olor, la textura y el sabor de esta tarta la convierten en un bocado irresistible que no podréis olvidar fácilmente. A nosotras no sabemos que nos gusta más de esta tarta, si su cobertura crujiente o su esponjoso interior. Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que os va a encantar todo de esta tarta.

Ingredientes (para un molde redondo de 20 cm):

  • 115 gr de mantequilla
  • 230 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 155 gr de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 120 gr de yogur griego natural
  • 400 gr de fresas sin rabito

Paso a paso:

1. Lavamos las fresas y las partimos en trozos (no tienen que ser muy pequeños). Dejamos que escurran el agua sobre un papel de cocina.

2. Mezclamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.

3. En un bol, batimos la mantequilla con unos 200 gr de azúcar hasta obtener una pasta.

4. Agregamos los huevos, uno a uno, y seguimos batiendo.

5. Incorporamos la vainilla y batimos.

6. Añadimos la mitad de la harina tamizada y volvemos a batir lo justo para que se integre.

7. Vertemos el yogur y seguimos batiendo.

8. Agregamos la otra mitad de la harina y batimos hasta que todo esté bien mezclado.

9. Incorporamos las fresas y las distribuimos por la masa con ayuda de una espátula, con movimientos suaves para no aplastar los trozos de fruta.

10. Vertemos la masa en un molde redondo de unos 20 cm de diámetro que previamente hemos engrasado con spray antiadherente.

11. Espolvoreamos el azúcar sobrante sobre la superficie para conseguir el acabado crujiente.

12. Horneamos la tarta a 180ºC durante 55-60 minutos.

13. Cuando la tarta esté bien cocida, sacamos el molde del horno y dejamos enfriar completamente antes de desmoldar.

El interior de esta tarta recuerda a una de queso debido a la humedad que conserva gracias a la combinación de ingredientes y al líquido que desprenden las fresas. Así que la costra superior de azúcar caramelizado es una agradable sorpresa que disfrutar bocado a bocado. No hay merienda que se resista a esta dulzura.

Consejos:

· Nosotras usamos huevos camperos, por lo que el tamaño puede variar bastante de unos a otros. Para esta receta, podéis utilizar solamente dos huevos si ambos son de un tamaño medio-grande.

· La cantidad de azúcar adecuada para esta receta puede variar según dos factores: la acidez del yogur griego que utilicéis (cuanto más ácido sea, más azúcar necesitaréis para compensar) y el grosor de la costra superior (si os quedáis cort@s de azúcar puede que no se aprecie la capa característica de azúcar caramelizada).

· Si queréis restarle humedad al interior de la tarta, podéis dejarla en el horno unos 15 minutos más.

· Al ser una tarta elaborada con fruta fresca, el recomendable comerla en un par de días como máximo, para garantizar el sabor y la textura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.