Recetas

Tortas de azúcar

En frente de la casa en la que nos hemos criado hay una panadería que siempre ha utilizado horno de leña para elaborar el pan y los dulces que venden. Recordamos que nos peleábamos por ver quién iba a comprar el pan por la mañana temprano para poder ser testigos del proceso de sacar los últimos panes que se iban a hornear ese día. Era toda una experiencia, sobre todo porque venía acompañada de un olor inolvidable a pan recién hecho.

Pues bien, a parte de un crujiente pan con una miga suave, también elaboran bollos de aceite (que a la que escribe esta entrada le vuelven loca) y unas tortas con azúcar por encima que quitan todos los males. Cada vez que volvemos al pueblo, nuestra madre nos da dinero para ir a comprar tortas para desayunar como unas reinas. Pero, por desgracia, no vamos lo suficiente a Pozoblanco como para contentarnos con probar esas deliciosas tortas de azúcar de vez en cuando, así que hemos decidido probar a elaborarlas en casa.

Y ha merecido la pena, os lo aseguramos. Aunque nuestro horno es eléctrico y no utiliza leña para conseguir el calor necesario, las tortas que obtuvimos con esta receta son una maravilla y desde el primer bocado es un disfrute esponjoso y azucarado. El problema es que con estas tortas un solo desayuno no es suficiente. Cualquiera que las pruebe estará de acuerdo con nosotras.

Ingredientes (para unas 8 unidades):

  • 500 gr de harina
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 40 gr de azúcar
  • 10 gr de levadura seca de panadería
  • 200 ml de agua templada
  • 150 ml de aceite de oliva suave
  • 1 huevo
  • azúcar (para decorar)

Paso a paso:

1. Disolvemos la levadura en el agua y reservamos.

2. En un bol mezclamos la harina junto con la sal y el azúcar.

3. Vertemos el agua con la levadura y amasamos un par de minutos.

4. Incorporamos el aceite y el huevo. Seguimos amasando hasta obtener una masa no pegajosa de textura lisa.

5. Colocamos la masa en un cuenco aceitado y tapamos con un trapo. Dejamos que la masa leve hasta doblar su volumen.

6. Cuando la masa haya doblado su volumen, la colocamos sobre una superficie enharinada y la aplastamos con ayuda de las manos para sacarle el gas.

7. Separamos la masa en 8 trozos del mismo tamaño. Simplemente tenéis que cortar la masa por la mitad, cada mitad volverla a separar en dos y dividir cada pedazo de masa una tercera vez.

8. Realizamos un bola con cada trozo y estirando del centro hacia los bordes, vamos elaborando discos de masa de unos 10-12 cm de diámetro que colocamos sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal.

9. Espolvoreamos un poco de azúcar sobre cada torta y las dejamos reposar hasta que doblen su volumen.

10. Volvemos a espolvorear un poco de azúcar sobre cada torta y las horneamos a 200ºC durante 10-12 minutos.

11. Cuando las tortas estén doradas, las sacamos del horno y volvemos a espolvorear un poco de azúcar. Procurad no cocerlas demasiado o se quedarán duras en cuanto se enfríen.

Es asombroso cómo unos cuantos ingredientes y un poco de calor pueden dar como resultado algo tan especial como estas tortas coronadas con azúcar. Es un endulzado recuerdo de nuestra infancia que se hemos conseguido traer a nuestro presente. Os animamos a que vosotr@s también las elaboréis en casa para que podáis disfrutar de toda una experiencia tradicional.

Consejos:

· Como siempre, os recordamos que el tiempo de levado de la masa depende de la temperatura ambiente. El proceso puede durar desde un par de horas hasta toda la noche. Os recordamos que realicéis una foto a la masa junto al comienzo del reposo y vayáis comparando para acertar con el tiempo de levado.

· Recordad precalentar el horno a la temperatura correcta antes de introducir las tortas para el horneado.

· Para conservar las tortas blandas durante más tiempo, os recomendamos guardarlas en una caja de lata o en un envase de cristal bien cerrado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.