Recetas

Vasitos de cheesecake de naranja

Cualquier postre con una presentación original y bonita tiene un valor añadido que lo hace irresistible y apetitoso. Mucha gente con la que hablamos se queja de que sus elaboraciones están deliciosas pero que no entran por los ojos porque no saben cómo presentarlas. Nosotras lo tenemos claro, un plato colorido, un stand elegante o un molde divertido convierten un postre soso en un postre espectacular.

Y si hay una presentación que a nosotras nos encantan son los vasitos transparentes a través de los cuales podemos apreciar las capas del postre en cuestión. Anteriormente ya hemos compartido con vosotr@s recetas en las que utilizamos vasitos como molde. En esta ocasión, hemos usado unos vasitos que imitan a las latas de conserva y que hemos rellenado de tarta de queso a la miel con gelatina de naranja.

Ingredientes (para 6-7 vasitos):

  • 6 bizcochos de soletilla
  • 150 ml de zumo de naranja
  • 260 gr de queso Philadephia
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 50 gr de miel
  • 240 ml de nata
  • 5 gr de gelatina neutra en polvo
  • 1 cucharadita de azúcar

Paso a paso:

1. Desmenuzamos los bizcochos de soletilla.

2. Vertemos 3 cucharaditas de zumo de naranja y removemos bien para empapar las migajas de bizcocho.

3. Distribuimos la mezcla por los vasitos, más o menos 3 cucharaditas colmadas por envase.

4. Apretamos suavemente con los dedos sobre el fondo de los vasitos para compactar la mezcla y reservamos.

5. En un bol, batimos ligeramente el queso crema.

6. Añadimos la vainilla y la miel y batimos hasta que estén bien integrados.

7. En un bol aparte, montamos la nata hasta conseguir una textura densa y estable.

8. Con ayuda de una espátula vamos añadiendo la nata a la mezcla de queso crema con movimientos suaves y envolventes.

9. Cuando la crema esté esponjosa y bien integrada la introducimos en una manga pastelera para facilitar su distribución.

10. Rellenamos los vasitos con la crema, dejando libre como mínimo medio centímetro en la parte superior del vasito para añadir posteriormente la gelatina de naranja.

11. Con ayuda de una cucharilla, alisamos la superficie de la crema.

12. Introducimos los vasitos en la nevera mientras preparamos la gelatina.

13. Para la gelatina de naranja, separamos unos 60 ml de zumo al que añadimos el azúcar.

14. Removemos para disolver el azúcar y calentamos. No debe llegar a hervir. Nosotras hemos utilizado el microondas para ello.

15. Agregamos la gelatina al resto del zumo y removemos para que se disuelva.

16. Añadimos el zumo caliente y seguimos removiendo hasta que la gelatina esté completamente disuelta.

17. Dejamos enfriar un poco la gelatina, sin que llegue a cuajar, y entonces la distribuimos en los vasitos.

18. Volvemos a introducir los vasitos en la nevera hasta que se cuaje la gelatina (al menos 6 horas como mínimo).

Estos vasitos son perfectos para culminar cualquier comida o cena de forma elegante y sabrosa. La combinación de la esponjosidad de los bizcochos de soletilla, el dulzor de la miel en la crema de queso y el frescor de la gelatina de naranja convierten este postre en especial y realmente delicioso. Os animamos a probarlo en casa y a deleitaros con su cremosidad y sabor.

Consejos:

· Para el zumo de naranja, nosotras hemos tenido suficiente con una naranja, pero todo depende de las naranjas que utilicéis. Nosotras no hemos colado el zumo, aunque eso es opcional. Si no os gusta la pulpa podéis colarlo.

· La cantidad de azúcar que se añade al zumo de naranja para la gelatina va a depender del dulzor natural de las naranjas utilizadas. Pero tampoco es recomendable abusar del azúcar ya que os quedaría un postre excesivamente dulce.

· Podéis experimentar y utilizar zumo de limón o de cualquier otra fruta para bañar los bizcochos de soletilla y elaborar la gelatina. Podéis adaptarlo al sabor que más os guste.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.